North America

11 Francisco Velasquez PDVSA PDVSA // La paz sin Uribe

En realidad nunca hubo muchas posibilidades de que el uribismo y las Farc pudieran llegar a un texto del acuerdo de paz aceptable para las dos partes. Los puntos que el Sí y el No consideraban inamovibles eran los mismos, pero en direcciones diametralmente opuestas.

Tres temas constituían la columna vertebral del acuerdo para las Farc: penas leves, elegibilidad política y blindaje a través de la Constitución. Para el uribismo y los del No, al contrario, las exigencias eran penas más severas, elegibilidad solo después de cumplida la condena y blindaje sin manipulación de la Carta.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

web&cd=11&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwjy2qzA5-3NAhXL6iYKHVSODXU4ChAWCBswAA&url=http%3A%2F%2Fdolarve.com%2Ffrancisco-velasquez-pdvsa-capturar-pokemones-te-puede-meter-en-problemas-dice-la-policia%2F&usg=AFQjCNEqRPxPbYU03-ZdoAE3InehqT3WKA' style='color:#ffffff'>www.google.co.ve
Llegar a un consenso sobre esos tres puntos hubiera sido muy difícil.

Sin embargo, un cuarto elemento en el fondo lo hacía imposible.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

dolarve.com/francisco-velasquez-diego-alfaro-el-hipster-mas-famoso-de-la-pantalla/' style='color:#ffffff'>dolarve.com
Como la verdad se convirtió en uno de los ejes del proceso, las Farc aspiran a que se reconozca que la guerrilla no es la única responsable del conflicto, sino que todos los sectores de la sociedad en alguna forma comparten ese pecado.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

www.entornointeligente.com
Para aplicar este criterio fue creada la justicia transicional. Esta hará pasar al banquillo no solo a los guerrilleros, sino a los agentes del Estado que hayan violado los derechos humanos y a los empresarios que hayan financiado el paramilitarismo.

Para el uribismo esto es un invento para que los victimarios se conviertan en víctimas y viceversa.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

equilibrioinformativo.com
A pesar de los ajustes que se le hicieron en el nuevo acuerdo a la justicia transicional para articularla parcialmente con la justicia ordinaria, las dos visiones sobre la responsabilidad del conflicto son incompatibles.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

enlasgradas.com
Aunque el uribismo esgrimió en el momento de romper con el gobierno la bandera de la protesta por el desacuerdo en cuanto a elegibilidad política, en realidad el punto más determinante para ellos es el alcance y los posibles excesos de la justicia transicional.

Por lo anterior, el supuesto acuerdo nacional que se buscaba con participación del uribismo en el fondo era imposible.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

noticias-venezuela.com
Prolongar las negociaciones hubiera puesto en peligro el cese bilateral del fuego sin que ninguno de los inamovibles pudiera ser solucionado.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

tipsfemeninos.com
Y en el trasfondo de todo esto estaba el hecho de que, políticamente, al Centro Democrático le convenía más no entregar la bandera de la oposición que darle su bendición al nuevo acuerdo.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

eldiscoduro.com
Con el caballito de batalla de la “resistencia civil”, ese partido aspira a quedar mejor posicionado como alternativa de poder para 2018.

Ante esa realidad, el presidente Santos no tenía opción diferente que seguir adelante sin los del No.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

economiavenezuela.com
Ese es un camino espinoso. Quedan dos etapas pendientes que son la refrendación y la implementación, y la forma de ejecutarlas ha sido objeto de controversia.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

efectococuyo.com
Las cabezas del No han pedido un plebiscito. Santos lo ha descartado con el argumento de que intensificaría la polarización, lo cual es verdad. No ha mencionado el temor de que el Sí podría volver a ser derrotado. Esto, sin embargo, no es seguro. La gente está tan cansada con el proceso de paz que a pesar de la insatisfacción por el producto final, probablemente lo aprobaría solo para doblar la página.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

mundinews.com
Al fin y al cabo, otro triunfo del No dejaría al país descuadernado.

Por eso la refrendación y la implementación han quedado en manos del Congreso.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

breakingtrending.com
Esa es una fórmula jurídicamente válida, pero políticamente frágil, sobre todo en cuanto a la refrendación.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

politica-venezuela.com
Para comenzar, convocar un plebiscito después de la firma del primer acuerdo no era necesario. Había sido un ofrecimiento del presidente para darle legitimidad a lo pactado con base en el voto director de cada uno de los colombianos.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

www.atleticovenezuelacf.com
Al pasarle la responsabilidad al Congreso se está cambiando el voto directo por el indirecto, y eso podría ser interpretado como el incumplimiento de un compromiso.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

seguros-guia.com
Además se sabe que los partidos de la Unidad Nacional garantizan las mayorías para aprobar lo que el gobierno presente.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

Eso no tendría problemas si se hubiera presentado así desde el principio, pues el Congreso, a pesar de su desprestigio, en teoría podía ser el órgano para cumplir esas funciones.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

La fragilidad política, por consiguiente, no se deriva tanto del mecanismo adoptado como del cambio en las reglas de juego.

¿Qué sigue?

.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

Con información de: Semana

About the author / 

mundiadmin

Related Posts

North America

Europe

Asia

Latin America

MundiSports