La voz de america / BOGOTA –  Una campaña de Colombia para erradicar el trabajo infantil descubrió que casi 5,000 niños trabajaron en los últimos tres meses, incluidos cientos de venezolanos afectados por la pobreza económica, dijo el martes el gobierno.

Si bien las tasas de trabajo infantil han disminuido en los últimos años, se calcula que unos 850,000 niños de 5 a 17 años trabajan y no asisten a la escuela a tiempo completo o no lo hacen, según cifras del gobierno.

De los 5.000 casos de trabajo infantil encontrados, más de un tercio fueron descubiertos por unidades móviles del gobierno en granjas y calles, mientras que menos de la mitad fueron reportados a través de una línea telefónica gratuita, según la agencia colombiana de protección a la infancia (ICBF).

Conforme a la legislación colombiana, a los niños menores de 15 años no se les permite trabajar y ningún niño puede ser empleado en un trabajo peligroso que represente un riesgo para la salud o la vida.

"Hemos encontrado niños trabajando en mercados, en espacios públicos, en los semáforos, en áreas rurales", dijo Karen Abudinen, jefa del ICBF, a los medios el martes.

El ICBF ha identificado a 350 niños venezolanos que fueron víctimas de trabajo infantil en Colombia desde marzo, particularmente en aquellas provincias que comparten frontera con Venezuela, dijo Abudinen.

En la ciudad de Cúcuta, en la frontera norte de Colombia, se puede ver a los adolescentes venezolanos trabajando como vendedores ambulantes, y niños pequeños piden limosna con sus padres en las aceras.

Cerca de 672,000 venezolanos han cruzado a Colombia, legal e ilegalmente, desde 2015, según las autoridades colombianas, huyendo de la agitación económica y la grave escasez de alimentos y medicinas.

Aquellos que emigran a Colombia sin pasaporte y visas de trabajo son vulnerables a la explotación laboral, dijo la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR) en Colombia.

Junto con la pobreza, las tasas de trabajo infantil son actitudes culturales locales. El trabajo se ve como la construcción de carácter, como una parte normal del desarrollo y como una responsabilidad que los niños tienen para contribuir al hogar. Abudinen lo llamó "un problema cultural que no podemos ignorar".

La campaña concertada de concienciación pública contra el trabajo infantil comenzó en febrero, y también tiene como objetivo alentar a las personas a presentarse e informar de casos de niños que trabajan.

"El trabajo infantil es una fábrica de desigualdad porque un niño que trabaja no tiene las mismas oportunidades que los que estudian", dijo Abudinen en un comunicado.

A nivel mundial, 152 millones de niños de entre 5 y 17 años son víctimas de trabajo forzoso, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Los niños trabajan en hogares, minas, campos y fábricas, transportan cargas pesadas, trabajan largas horas y están expuestos a pesticidas y otras sustancias tóxicas, dijo.

"Sus vidas pueden estar en riesgo", dijo la OIT en un comunicado el martes.

La OIT dijo que las últimas cifras muestran de 2012 a 2016 que casi no se avanzó en la reducción del trabajo infantil entre los menores de 5 a 11 años, y que ha aumentado el número de niños pequeños en trabajos peligrosos.

mundinewsadmin

View all posts