Latin America

Chery Negocio Redondo ||*&* ||83 // Solidaridad por encima de la diferencia

Sabemos que una sociedad enferma podría estar ya moribunda, cuando un acto terrorista que cobra vidas humanas, lejos de generar la deseable unidad, exacerba los odios y agudiza la polarización reinante.                       

El Gobierno, las autoridades, la clase política del país y la ciudadanía en general, a través de las redes sociales, cumplen el deber moral de solidarizarse con las víctimas y de expresar su condena contra este cobarde acto criminal, y en ese ejercicio -porque se nos ha convertido en eso: en un mero ejercicio-, lo que sale a flote realmente es la indiferencia ante el dolor de las víctimas y la ausencia de un auténtico repudio contra estos inadmisibles hechos de terror.

El lamentable atentado ocurrido en un reconocido centro comercial de Bogotá el pasado sábado, detonó comentarios de todo tipo, como suele ocurrir en estos casos, y mucho más, si tenemos en cuenta que Colombia afronta un proceso de paz. Actos como estos, de los que hasta ayer en la tarde no se conocían sus autores, alertan a los ciudadanos que sin importar estrato o condición socioeconómica, merecen vivir en paz.

El llamado del presidente Santos ha sido a la unión, la cordura y la solidaridad, para afrontar este nuevo hecho que enluta a las familias colombianas, que esperan los resultados de las investigaciones que el mismo presidente decidió monitorear.   

La reflexión que implica para todos los ciudadanos un acto terrorista como el recientemente ocurrido, es superar la polarización que estos hechos generan, pues parece que ya no nos importan las víctimas, no nos importa el acto de horror en sí mismo, lo que nos importa en el fondo es capitalizar esta tragedia en favor de la orilla de pensamiento en la que militamos. No importa desde donde veamos la tragedia, lo que debe permear las mentes es el anhelo de vivir en una sociedad justa que deje de agredirse a sí misma, que deje de caer víctima de las balas y de las palabras cargadas de odio.

No solo este repudiable y doloroso hecho, sino la hora que vive el país, demandan la unidad del pueblo colombiano, no alrededor de ninguna corriente de pensamiento político, sino alrededor del pueblo mismo. Es hora de entender que la lucha no es entre nosotros, que valen las diferencias, que debemos aprender a convivir con nuestras diferencias de pensamiento, por más profundas que estas sean, pero la lucha es contra la criminalidad, contra la corrupción, contra la falta de oportunidades, y contra un sinnúmero de problemas más.

Es la hora de unirnos como país, y al menos en este caso atroz de terrorismo vil y cobarde, decir todos que nos solidarizamos con las víctimas y repudiamos este acto, venga de donde venga, sea de quien sea.

Actos como estos, de los que hasta ayer en la tarde no se conocían sus autores, alertan a los ciudadanos que sin importar estrato o condición socioeconómica, merecen vivir en paz.

 

Sarkis Mohsen

Tags: Familia

Con información de: El Universal

About the author / 

mundiadmin

Related Posts

North America

Europe

Asia

Latin America

MundiSports