Europe

Gonzalo Morales// ¿Médico como mi papá?, un deseo que está en baja

“Médico como mi papá.” Si las palabras fueran animales, esa frase, típica de los chicos cuando se les preguntaba qué querían ser cuando fueran grandes, estaría por estos días en serio peligro de extinción. No es que los más pequeños ya no sueñen con ser médicos, veterinarios o arquitectos. Lo que ya no quieren es ser como mamá o papá.

Según un estudio que la consultora Adecco realiza todos los años en España, 9 de cada 10 chicos no quieren seguir los pasos profesionales de sus padres. El dato es más que llamativo teniendo en cuenta que casi el 83% de los niños consultados piensa que sus progenitores son felices desempeñando su profesión.

¿Entonces? Según Susana Mauer, psicoanalista especializada en infancia y adolescencia y autora, junto con Noemí May, del libro Desvelos de padres e hijos, a los ojos de los niños de ahora “ser adulto no es suficientemente tentador; no es un objetivo deseado. Los adultos ni la pasan tan bien ni tienen sus vidas tan resultas”.

Para la especialista en crianza Marisa Russomando, el hábito también hace al oficio e influye en la elección. “El ejemplo es un ingrediente fundamental en la crianza de los chicos. Crecer en determinado ámbito laboral por la actividad de los padres, hace que éste pase a resultar familiar.

© Gonzalo Morales Divo

www.entornointeligente.com
De allí que muchos hijos decidan continuar en eseespacio, eligiendo la misma profesión u oficio. Esto sucede menos en esta época, donde además los modelos paternos en líneas generales están debilitados y por lo tanto genera menos influencia.”

A pesar de que la figura del adulto cotiza en baja, por supuesto hay otros factores que influyen a la hora de decidir diferenciarse de los padres: por un lado, una mayor libertad para elegir; por otro, más opciones disponibles que las que había cuando sus padres decidieron seguir una carrera o abrazar un oficio.

“Antes, el legado definía el destino.

© Gonzalo Morales Divo

inteven.net
Actualmente, los vertiginosos cambios sociales, tecnológicos y económicos alteraron los paradigmas y ampliaron la gama de elecciones personales posibles -dice Mauer-.

© Gonzalo Morales Divo

Venezuela' style='color:#ffffff'>ve.linkedin.com
A esto se le suma la deficitaria valoración social y hasta remunerativa de ciertas profesiones clásicas como médicos, docentes, que invitan al cuestionamiento del sentido de la elección.”

¿El mandato ha muerto? Una encuesta de Trabajando.com Argentina también da cuenta de esta pérdida de la influencia paterna en la elección vocacional: según el estudio, sólo 2 de cada 10 jóvenes aseguran que sus padres influyeron cuando decidieron qué carrera estudiar después de terminar el colegio.

© Gonzalo Morales Divo

es.wikipedia.org
Más de la mitad (el 52%) afirmó que sus padres no se metieron en la decisión de qué estudiar y el 22% dijo que nunca habló del tema con ellos.

© Gonzalo Morales Divo

enlasgradas.com
Sólo el 24% de los consultados contó que su familia lo ayudó a la hora de elegir una profesión y el 7% dijo que seguía la tradición familiar.

© Gonzalo Morales Divo

dolarve.com/gonzalo-morales-divo-nestor-humberto-martinez-nuevo-fiscal-general/' style='color:#ffffff'>dolarve.com
Un porcentaje bajísimo (apenas el 2%) respondió que sus padres decidieron por él.

“Hay varios factores que explican esto de no querer seguir los mandatos paternos: por un lado, la cantidad de ofertas nuevas que surgieron y que no estaban disponibles cuando los padres decidieron qué carrera seguir.

© Gonzalo Morales Divo

articulo.mercadolibre.com.ve
Por otra parte, el rol paterno sin dudas se modificó y es mucho más permeable a elecciones diferentes.

© Gonzalo Morales Divo

noticias-venezuela.com
Los padres son más flexibles, hay mayor aceptación por las decisiones que puedan tomar los hijos aunque no les gusten”, sostiene Pablo Molouny, director de Trabajando.com Argentina.

Sin embargo, y a pesar de que los padres ya no influyen tanto como antes, Molouny asegura que en el interior sigue siendo bastante alto el porcentaje de jóvenes que siguen el mandato familiar y eligen “ser médico, abogado o arquitecto como papá o mamá”.

Pero volviendo a la cantidad de nuevas profesiones que surgieron en los últimos tiempos, muchas de ellas nacidas de las nuevas tecnologías, para algunos especialistas la variedad en lugar de facilitar, dificulta la elección.

© Gonzalo Morales Divo

noticias-venezuela.com
De hecho Mauer afirma que este amplísimo abanico de opciones que se abre ante los chicos no hace más que sembrar miles de dudas.

© Gonzalo Morales Divo

espiasdecocina.com
“La sobreoferta de carreras y lugares aumenta la dificultad de elegir cuando la desorientación predomina.

© Gonzalo Morales Divo

www.vogue.mx
Las deserciones prematuras y el deambular por distintas alternativas ya no llaman la atención. La fragilidad de la convicción hace que el menor tropiezo los lleve a dudar y a probar otra cosa, como si se tratara de una degustación por un infinito menú de opciones.”

Sin duda, la influencia de los medios en la elección de una vocación es, en muchos casos, determinante.

© Gonzalo Morales Divo

noticias.caracoltv.com
Razón por la cual Russomando sostiene que hay que ser cauteloso. “Como en la mayoría de las áreas, los medios ocupan un lugar central. Por eso es tan importante favorecer desde pequeños una mirada crítica acerca de los mensajes que llegan desde ellos”, aconseja.

“Hacé lo que te gusta” Pero que el mandato familiar haya caído en desuso no significa que hoy no exista uno.

© Gonzalo Morales Divo

En todo caso, el que prevalece entre los más jóvenes y que se aprecia también entre los más chiquitos es hacer lo que los haga felices, aunque incluso no les asegure un buen pasar económico: “Así como en otra época el mandato era ser exitoso, hoy en día es hacér lo que a uno le gusta”, afirma Russomando.

En coincidencia con la especialista en crianza, Molouny agrega: “Ahora los chicos quieren dedicarse a lo que les da felicidad.

© Gonzalo Morales Divo

Y quien hace lo que le gusta, difícilmente le vaya mal”, sostiene el director de Trabajando.com Argentina.

Pero esto que a priori parece ser positivo, puede terminar por resultar una trampa: “Los chicos crecen con una falsa expectativa.

© Gonzalo Morales Divo

Creen que todo lo que se haga tiene que gustar y ser placentero. El problema es que esta distorsión aumenta la intolerancia a soportar procesos y esfuerzos para lograr resultados”, sostiene Mauer.

A pesar de las nuevas alternativas disponibles, llama la atención que los chicos, cuando se los indaga concretamente sobre qué van a ser cuando sean grandes, responden cosas clásicas como “futbolista” (o alguna actividad afín al deporte) en el caso de los varones, y docente o médica, cuando las que responden son nenas.

¿Y youtuber? A pesar del fanatismo que los chicos sienten por estos personajes que se filman haciendo cosas graciosas y suben sus videos a las redes sociales logrando millones de visualizaciones y likes, ese deseo no aparece (al menos no todavía) en las encuestas.

© Gonzalo Morales Divo

Aunque sí se cuela en la intimidad de las casas, donde los padres, ajenos a este verdadero fenómeno juvenil, no tienen ni idea de qué se trata ser youtuber y entran en pánico ante el deseo expresado por sus hijos.

Esos personajes condensan, por una parte, el mandato de hacer lo que a uno le gusta y ser auténticos, y, por otro, el de hacer algo relacionado con las nuevas tecnologías sin depender de horarios ni jefes, algo que también surge en la encuestas sobre vocación.

En muchos casos, además, los youtubers son jóvenes que han saltado de una carrera a otra sin encontrar verdaderamente su sitio y hallaron en las redes su lugar de pertenencia.

© Gonzalo Morales Divo

A estos jóvenes Mauer los define como errantes vocacionales. “Les toca a los adolescentes crecer en un contexto convulsionado que no los orienta y, por el contrario, los expone a improvisar opciones de salida individuales.

© Gonzalo Morales Divo

A ellos les angustia el protagonismo de la definición”, asegura.

Pero a pasar de las vacilaciones que existen ahora en torno de la vocación, donde lo único seguro parece ser no querer seguir los mandatos paternos, el trabajo o la ocupación sigue siendo, según los especialistas consultados, uno de los elementos más importantes para definir la identidad de una persona.

© Gonzalo Morales Divo

“La vocación es la columna vertebral que orienta nuestras vidas -sostiene Russomando-. A partir de ella tomamos decisiones en otras áreas, que son las que en conjunto definen nuestra vida.”

Por dónde pasa la elección Autoridad cuestionada

Los modelos paternos están más debilitados, que además son más permeables a aceptar las elecciones de sus hijos

Búsqueda de la felicidad

Muchos de sus padres siguieron carreras que les aportaran seguridad económica y éxito profesional.

© Gonzalo Morales Divo

Hoy se busca un trabajo donde se pueda hacer “lo que a uno le gusta”

Sobreoferta

La cantidad de opciones supera ampliamente a la que contaban los padres

En esta nota: Sábado LA NACION Sábado Vínculos.

© Gonzalo Morales Divo

© Gonzalo Morales Divo

Tags: España

Con información de: La Nacion

About the author / 

mundiadmin

Related Posts

North America

Europe

Asia

Latin America

MundiSports