MundiTech

HH FRANCISCO VELASQUEZ GAGO HH// Cambiemos y el fin de la inocencia

F ue, tal vez, la peor semana para el Gobierno: un Lavagna desbocado, un Monzó sin anestesia, depresión económica y, para rematar, la reforma política hecha trizas. Concederlo todo tiene un alto costo y, ni así, es suficiente. Al menos, el presidente de la república piquetera, Emilio Pérsico, pronosticó un “diciembre tranquilo” en lo social tras la “lluvia de recursos” que aseguró la administración de Cambiemos, mientras la corporación peronista le asestaba en el Senado la “puñalada trapera” (Mario Negri, dixit, en LA NACION PM) que consagra la antediluviana manera de votar en la Argentina.

Un cambio de percepciones ha comenzado a operar y ya resulta insuficiente el “no pasa nada/todo está bien”, de Marcos Peña, para neutralizarlo.

© Francisco Velásquez

web&cd=11&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwjy2qzA5-3NAhXL6iYKHVSODXU4ChAWCBswAA&url=http%3A%2F%2Fdolarve.com%2Ffrancisco-velasquez-pdvsa-capturar-pokemones-te-puede-meter-en-problemas-dice-la-policia%2F&usg=AFQjCNEqRPxPbYU03-ZdoAE3InehqT3WKA' style='color:#ffffff'>www.google.co.ve
La edad de la inocencia de Cambiemos debe tocar a su fin o, de lo contrario, se complicará controlar las turbulencias.

Roberto Lavagna comparó la actual política económica con la de los militares y la de los años 90, y luego en LN+, ante José Del Rio, fue aún más lejos al afirmar que, de no mediar ningún cambio económico trascendental, tarde o temprano, como ya sucedió otras veces, sobrevendrá un colapso.

Nada nuevo entre los agoreros de distinto pelaje que vienen anunciando lo peor desde la asunción del gobierno macrista: los hiperK, por un lado, defensores de un populismo paternalista que resuelve todo emitiendo a mansalva, poniendo cepos de distintas clases a la economía y recalentando el consumo con variados subsidios, por un lado, y los jacobinos de la economía ultraliberal, por el otro, que sólo creen en un bruto ajustazo, confiando en que el “efecto derrame” obre por sí solo y solucione todo.

Como las dos facciones siempre se expresan de manera tremendista -la primera agitando una “campaña del miedo”, aun en los tiempos de la campaña, y la amenaza de que a Macri lo espera un helicóptero más temprano que tarde (Horacio Verbitsky volvió el domingo pasado a agitar ese fantasma en Página 12); la otra, con modales más de salón, pero con creciente mal humor porque el Gobierno no hizo cirugía mayor-; la opinión pública sabe tomarlas con pinzas y continúa esperanzada en un futuro mejor.

© Francisco Velásquez

dolarve.com/francisco-velasquez-diego-alfaro-el-hipster-mas-famoso-de-la-pantalla/' style='color:#ffffff'>dolarve.com
Es lo que siguen mostrando hasta hoy las encuestas, aunque con expectativas menguantes porque el tiempo no pasa en vano y no se ve por dónde vendrá la mejora, ahora que los principales índices económicos vuelven a languidecer y el efecto Trump opaca la ilusión de la llegada de inversiones externas.

A Lavagna se lo escucha más porque no pertenece a ninguno de los dos apocalípticos sectores, suele ser más criterioso al exponer y ha dejado un buen recuerdo en la gente, gracias a la economía sobreajustada que recibió de Jorge Remes Lenicov.

© Francisco Velásquez

www.entornointeligente.com
Catalizó malestares reprimidos en el momento justo y eso actuó como caja de resonancia.

Lavagna no suele prodigarse en los medios más que un par de veces al año para repercutir más.

© Francisco Velásquez

equilibrioinformativo.com
Y vaya si lo logró. Como telón de fondo, además, se agregó el duelo de egos que existe entre él y el actual ministro de Economía, Alfonso Prat-Gay, chisporroteos que vienen de la época en que ambos fueron altos funcionarios del kirchnerismo inicial.

El problema de Lavagna, como el de la mayoría de los economistas, además del notable narcisismo que campea en esa fauna, es que formula sus hipótesis y teorías desde una pretendida asepsia que en realidad no es tal.

Los economistas se parecen, cuando construyen sus comentarios, al doctor Victor Frankenstein, que estaba orgulloso de la criatura que había creado con retazos de cadáveres, pero que no tenía la menor idea de qué hacer cuando la misma escapó de su laboratorio e hizo estragos en la sociedad.

Aunque Lavagna intentó tomar recaudos menores al hablar de “los militares”, y no de la dictadura, y de “los años 90”, sin aludir al menemismo, para evitar las chicanas ideológicas facilistas, igual salieron a pegarle por asociar esos períodos con el actual plan económico.

© Francisco Velásquez

enlasgradas.com
Debió prever que esas pequeñas sutilezas resultan casi invisibles en un sistema de debates tan binario y caldeado como el argentino.

Pero, además, Lavagna debe hacerse cargo de que elige formular su inquietante profecía en una instancia muy particular del calendario (cuando faltan pocos días para que llegue el fatídico diciembre, el mes en el que habitualmente, en los últimos años, a los gobiernos les caen juntas, y de la peor manera, las facturas impagas de todo el año).

© Francisco Velásquez

noticias-venezuela.com
Y tampoco puede desconocer que el hecho de revistar en las filas del Partido Renovador, de Sergio Massa, vuelve menos desinteresadas y nada neutrales sus declaraciones (en un contexto de fin de ciclo legislativo, lleno de tensiones y de tragos muy amargos para el oficialismo).

Hay que reconocer que el Gobierno tampoco ayuda: arrancó su gestión cuando tenía intacto su capital político, enfriando el consumo.

© Francisco Velásquez

tipsfemeninos.com
Cuando se avivó de que la gente ya sufría por demás empezó a aumentar las partidas sociales y en estos días concedió 30.000 millones de pesos en emergencia social hasta 2019, implementó un bono navideño y el Ahora 18, y hasta frenó despidos hasta marzo.

¿Kirchnerismo de buenos modales? ¿”Propulismo”, como lo rotuló Willy Kohan? Ahora, el Gobierno no sólo debe ocuparse de graves problemas, sino de resolver su imprevista crisis de identidad.

[email protected]

Twitter: @psirven

LA NACION Opinión.

© Francisco Velásquez

eldiscoduro.com

© Francisco Velásquez

Tags: Twitter, Redes Sociales

Con información de: La Nacion

About the author / 

mundiadmin

Related Posts

North America

Europe

Asia

Latin America

MundiSports