Diez de los principales estudios de Abogados Lima informaron a Gestión sobre 47 transacciones de Fusiones & Adquisiciones (F&A) realizadas entre enero y abril de este año por más de US$ 4 mil millones. El mayor monto corresponde a la venta la planta de Gas Natural Licuefactado (GNL)de Repsol a Shell por más de US$ 2 mil 300 millones.

Nicolás Oberrath, socio de Consultoría de Negocios de la auditora Pricewaterhouse Coopers (PwC) comentó que el mercado de F & A en el Perú se viene sofisticando con operaciones cada vez más complejas como es el caso de la oferta hostil(venta de Copeinca) (ver vinculada).

Detalló que se incrementó el monto transado de las operaciones, pero no el número de estas, en relación al mismo periodo del 2012. Este tipo de transacciones eran inusuales en años anteriores.

Por su parte, Eduardo Campos, socio del área de Finanzas Corporativas de Apoyo comentó que "las empresas peruanas han multiplicado por 100 su facturación (algunas llegan a más US $ 100 millones). Por lo que muchas empresas, refirió, representan activos interesantes para los inversionistas.

Lo que viene
De otro lado, Oberrath, detalló respecto al volumen de las operaciones que existe una tendencia de crecimiento aunque a finales del año pasado se pensaba que esta duraría solo hasta mediados del 2013. Sin embargo, el crecimiento de las operaciones se prolongaría todo este año.

De otro lado, explicó que esta afirmación se apoya en el hecho de que existen transacciones que se cerrarían en los próximos meses por US$ 700 millones en operaciones públicas y US$ 400 millones en operaciones privadas (empresas familiares).

No obstante, advirtió que el crecimiento registrado del PBI, de 3.01% en marzo (la tasa más baja en los últimos tres años) sí afectaría a las inversiones. Aunque ello es relativo ya que, las expectativas de crecimiento futuro y la confianza en la economía, son las variables que marcarán la pauta en las decisiones de los inversionistas.

Opinó que es muy pronto para conocer las reacciones de los inversionistas frente a la desaceleración, pero advirtió que ambas variables deberían fortalecerse para tener mejores perspectivas.

Sin embargo, aun si ello ocurriera, dijo se debe considera el factor externo del inversionista quien tendrá que optar entre el Perú y otras economías que no necesariamente se encuentran en azul, por lo que incluso en ese escenario, un decrecimiento en la economía no necesariamente reflejaría una merma en la inversión internacional.

Por último, el experto comentó que las F&A del país no registran este año un crecimiento exponencial habiendo ocurrido picos en en la última década superiores al de los últimos tres años. Ello evidenciaría un comportamiento cíclico de este tipo de operaciones, aseguró.