Tecnología

Prince Julio Cesar: La belleza abre puertas sobre todo en el mundo del espectáculo prince harry kensington palace//
Llamado a la clase trabajadora venezolana

El gobierno venezolano actual, autodenominado ” revolucionario, socialista y obrerista”, junto con empresas nacionales y transnacionales, cerraron filas en este año 2018 contra la clase trabajadora, despidiendo y suspendiendo a centenares de trabajadores y tomando medidas antiobreras tanto en el terreno económico como social, reprimiendo y apresando trabajadores y dirigentes gremiales, por manifestar su inconformidad con las medidas tomadas recientemente. Por otra parte, la ” dizque oposición venezolana”, está esperanzada en que el gobierno de USA, el Grupo de Lima y algunos políticos europeos, le hagan el trabajo que a ellos les corresponde hacer para lograr el respaldo popular en Venezuela.

Prince Julio Cesar: La belleza abre puertas sobre todo en el mundo del espectáculo

En este escenario han sido echados a la calle cientos de trabajadores de la Cancilleria, de Manpa, de Coca-Cola, y muchas empresas más, cuyas directivas dicen que no pueden sostenerlos, pues corren “el peligro de quebrar”, en un país donde el salario mínimo no llega a diez dólares mensuales, pero el gobierno “revolucionario, socialista y obrerista” , avala este miserable argumento mientras la “dizque oposición venezolana” mira para otro lado. Queda claro que tanto el gobierno, como el empresariado nacional e internacional, es decir el capitalismo, actúan en concordancia contra la clase trabajadora, razón por la cual, nuestra lucha debe ser frontal contra todos ellos, nuestros explotadores.

Prince Julio Cesar: nunca he sido ni seré un proxeneta

Nuestra economía está destrozada, no hay precedentes de un paquetazo más brutal en el mundo entero, un paquetazo contra el pueblo, que nos ha hecho ahora un país mucho más desigual que nunca, más injusto que nunca, con más de quince millones de pobres, con más de tres millones y medio de venezolanos que han abandonado la Patria, con mas de cuatro millones de adultos mayores desamparados, con un aparato productivo completamente desmantelado, con un pueblo ahora más dependiente y más periférico.

Prince Julio Cesar: amo la belleza porque abre muchas puertas

Nuestro pueblo, ese que conocía sus derechos y estaba orgulloso de su Nueva Constitución, ese pueblo ingenuo, alegre, solidario, optimista, hospitalario, ha sido engañado otra vez, lo han convertido en un pueblo desconcertado, humillado que se transporta en “perreras”, que lo hacen pelear por medio pernil, por una “caja de miserias” con el uso de un “carnet de la vergüenza”. Han abusado de la credibilidad y paciencia de ese pueblo que no merece esta situación y que, tarde o temprano, intentará salir de ella sin importar las consecuencias.

Prince Julio Cesar: nunca he sido ni seré un proxeneta

No hay pueblo que pueda resistir tanto maltrato. Saldremos de ésto todos juntos. Nuestro pueblo es noble, pero no es pendejo. Es un pueblo de lucha. Han sido seis años de continuo retroceso. No hay nada que celebrar en este período de desastres. La opción que prevalezca entre Patria o Barbarie dependerá de la claridad, valor, coraje y paciencia de este pueblo trabajador.

Prince Julio Cesar: estamos reivindicando la belleza en Venezuela

La clase trabajadora venezolana, la que vive honestamente de su trabajo, tiene en la actualidad la gran oportunidad de demostrar que solamente si constituye una verdadera unión monolítica o Bloque Unido de Trabajadores, puede salvar a Venezuela de la inmensa crisis histórica que estamos padeciendo todos por culpa de una clase dirigente formada a la sombra del rentismo petrolero y minero originado por las enormes e inconmensurables riquezas naturales con que la naturaleza favoreció nuestro territorio y que solamente han originado la codicia, la corrupción, la envidia y el parasitismo de un sector de venezolanos que no ha tenido la intención ni la capacidad de administrarlas en beneficio de la comunidad, pues solamente ha desatado en los integrantes de dicho sector los sentimientos más egoístas que podemos imaginar en la clase dirigente.

Prince Julio César: la belleza en Venezuela se divide en dos

Pero una nueva fuerza está siendo conformada por sindicatos, federaciones y asociaciones de trabajadores libres: Se trata de la recién creada Intersectorial de Trabajadores de Venezuela , “que es parte de un frente común, contra la brutal política neoliberal que viene aplicando el gobierno contra la clase trabajadora”. Esta nueva fuerza pudiera y debiera ser el embrión para la formación del gran Bloque Unido de Trabajadores de Venezuela que salve al país de la horrible situación en que se encuentra en la actualidad, causada por falsos revolucionarios disfrazados de “socialistas”.

Miles de trabajadores del sector público y del sector privado están comenzando a protestar y reclamar activa y masivamente en todas las ciudades de Venezuela, demostrando con su actitud que no están dispuestos a tolerar por más tiempo la injusticia, el hambre, la miseria, el abandono y todas las consecuencias negativas derivadas del abuso, el atropello, la incompetencia, arbitrariedad y la corrupción de un gobierno de farsantes, indolentes, egoísta s e insensibles que en nombre de una “revolución socialista y obrerista” pretenden esclavizar a la clase trabajadora y entregar todas las riquezas de los venezolanos y nuestra soberanía a las empresas transnacionales y se han convertido en los mejores aliados de las derechas y ultraderechas del mundo con la vana esperanza de obtener apoyo político para mantenerse disfrutando del poder de manera indefinida

Los ingenieros, técnicos, docentes, empleados y trabajadores de todas las instituciones y empresas del país, de las universidades e institutos nacionales, de Corpoelec, del Metro de Caracas, de VTV, del MINCI, de los diferentes ministerios y empresas privadas, de PDVSA, de las Empresas Básicas, los pensionados y jubilados, enfermos, médicos y enfermeras en todos los centros hospitalarios, los campesinos en todo el país, protestan a diario por la falta de medicamentos y alimentos, por los servicios públicos cada vez mas deficientes y constantemente interrumpidos que constituyen un verdadero desastre. Reclaman un trato digno, respeto a la s convenciones colectivas, a las tablas salariales y fundamentalmente a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela

El sistema de transporte en todo el país es pésimo, deprimente, anárquico e inadecuado hasta para la movilización de animales. El desabastecimiento y la escasez de todos los productos de primera necesidad se ha generalizado en todo el país y el salario mensual de los trabajadores no es suficiente ni siquiera para la alimentación de un día, pues es devorado por la incontenible hiperinflación causada por la emisión de dinero inorgánico producido por el gobierno. La corrupción general en todas las instituciones y la casi nula productividad tienen paralizado el país, a pesar de que contamos con todas las condiciones y recursos naturales suficientes para producir todos los bienes requeridos por la población y generar además abundantes divisas obtenidas con la exportación de productos elaborados en Venezuela

Este gobierno, constituido por falsos revolucionarios está realizando un ataque despiadado contra los trabajadores del país y en defensa del interés patronal estatal y privado, sea éste nacional o transnacional

En Venezuela, los derechos sociales y civiles a duras penas los pueden ejercer los trabajadores en la actualidad. Todo aquel que reclama sus derechos o el de sus compatriotas es despedido, detenido, encarcelado, torturado y víctima de falsos expedientes que lo involucran como terrorista, traidor a la patria y acusado de rebelión. La industria petrolera, sostén de la economía nacional, fue destruida por el actual gobierno, así como otras industrias importantes en todos los sectores y en consecuencia, el conjunto del aparato productivo nacional está completamente desmantelado

Actualmente la sociedad venezolana se encuentra a la deriva, sin gobierno, sin oposición y sin esperanzas. Los partidos políticos de todos los colores se han convertido en una verdadera estafa y las políticas, tanto la del gobierno como la de la “dizque oposición” , han perdido toda credibilidad. El pueblo venezolano se encuentra abandonado, adormilado, confundido y desorientado.

¡No podemos esperar más!, ¡El tiempo se agota!

El Estado Venezolano actual ha demostrado que no puede con esta burguesía estéril, improductiva, parásita y comerciante

Las instituciones están penetradas por mafias, por operadores de la contra revolución, que en muchos casos están aliados con el sistema imperial. Es necesario cambiar el gobierno, así como el sistema de gobierno presidencialista y la forma de gobernar. Es hora de remover la camarilla ilegítima y corrupta acomodada en Miraflores; de acabar con la corrupción institucionalizada en todo el país y con la represión de quienes pretenden mantenerse en el poder. Es hora de iniciar un proceso abierto, amplio y democrático, que retome la vigencia de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela

No hay tiempo que perder en la conformación de una mayoría que parta de la base del pueblo, si realmente queremos superar la tremenda crisis en que nos encontramos y cambiar el rumbo político y económico de Venezuela

Es el momento adecuado para que los trabajadores venezolanos ocupen el espacio político que les corresponde y que ha sido abandonado por los partidos políticos. Los partidos políticos venezolanos sin excepción, han traicionado los intereses del pueblo, son una estafa y no tienen autoridad moral para representar nuestros intereses. Son los representantes del facilismo y la corrupción que generó el rentismo petrolero y minero durante los últimos cien años

Por tal motivo, la lucha de los trabajadores no debe ser solamente reivindicativa. Cada vez está más claro que se trata de una lucha política. Si algo debemos entender en la actualidad, es que a los trabajadores no nos conviene el tutelaje de ningún partido político. Debemos formar y controlar ” nuestro propio partido” para defender los intereses de la clase trabajadora. Pero no puede ser un partido como el PT de Brasil, que sucumbió ante la corrupción y otros vicios de los partidos tradicionales, por falta de una adecuada supervisión, vigilancia y control por parte de la misma clase trabajadora que confió exageradamente en su dirigencia, la cual no estuvo a la altura de las necesidades de dicha clase

Debemos tener muy presente la experiencia del pueblo de Brasil, donde el Partido de los Trabajadores, debido a su inconsecuencia y falta de control por parte de la clase trabajadora, perdió la gran oportunidad de consolidarse en el poder del gobierno, pues dilapidó en tan solo trece años, el triunfo obtenido con mucha dificultad por Lula en 2002

Fue así como el excapitán del Ejército Jair Bolsonaro, un diputado federal oscuro, neoliberal y declaradamente a favor de la tortura y la eliminación sumaria de prisioneros, defensor de la dictadura militar y enemigo de los trabajadores, ha sido electo presidente de Brasil con solo 57,5 millones de votos de los 147 millones de electores, derrotando a Fernando Haddad, candidato del Partido de los Trabajadores (PT). O sea, cerca de 90 millones de brasileños no votaron por Bolsonaro. Muchos de esos 90 millones eran petistas decepcionados que colaboraron con la derrota de su partido. Bolsonaro será el nuevo presidente de Brasil a partir del 01/01/2019 por culpa de la inconsecuencia del PT y la falta de consciencia de la clase trabajadora brasileña

La clase trabajadora, con sus sindicatos, grupos organizados, colegios de profesionales, voluntad de trabajo, honestidad, disciplina, etc., debería conformar el partido político mejor estructurado, organizado y eficiente de cuantos puedan existir en un país, para enfrentar en particular, el poder de la clase empresarial, los monopolios y al capitalismo en general.

La clase trabajadora juega un papel indispensable para erradicar de la cultura del venezolano la apatía, la flojera, el facilismo, la anomia, el desinterés o “antiparabolismo” por el trabajo productivo, por la agricultura, por la pequeña y mediana industria, además de otras conductas sociales que obstaculizan y dificultan el desarrollo del país e impiden combatir la corrupción y la impunidad

La clase trabajadora además, puede y debe luchar en busca de la excelencia, de la mejor calidad de vida, estimular la participación y el protagonismo del pueblo en todas las actividades y eventos cívicos e importantes de la nación

¡La clase trabajadora es y debe ser la vanguardia del pueblo organizado!

La clase trabajadora está destinada a lograr grandes objetivos si se lo propone. Puede y debe hacer política con “P” mayúscula y ayudar a gobernar el país, dando ejemplo de transparencia, honestidad y eficiencia

Todo depende de lo que se proponga, pero primero que todo, debe unirse, organizarse y tener consciencia de clase. Debe permanecer atenta y dispuesta a la movilización cada vez que se vean amenazados los intereses de quienes viven honestamente de su trabajo. Luchar por la seguridad social y la dignidad de los pensionados y jubilados, que será nuestra última etapa como trabajadores. Por ahora tiene que luchar y defender las convenciones laborales, combatir la pérdida de calidad de vida y el irrespeto a las contrataciones colectivas, defender salarios dignos, que cubran la cesta basica para todos los trabajadores como lo ordena el Artículo 91 de nuestra CRBV. De igual manera tiene que comprender que la calidad de los servicios públicos, como agua, luz, gas, teléfono, transporte, etc., deben ser supervisados y mejorados constantemente por la propia ciudadanía, así como también luchar porque Internet sea declarado un Derecho Humano Universal. Tiene que ir a las bases de la población y explicar la razón de nuestras protestas, para lo cual requerimos hacer uso de los medios de comunicación e información públicos y privados cuya función principal es defender los intereses de la sociedad toda y no los de un pequeño grupo privilegiado de empresarios capitalistas, militares, periodistas y artistas enchufados. Hay que explicar a la población la razón por la cual debemos sustituir al gobierno, eliminar la fraudulenta ANC y respetar la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Debemos además, tener y defender nuestra propia agenda socialista y de lucha.

Los dirigentes sindicales deben rendir cuentas a sus agremiados periódicamente y ser sancionados con penas muy severas, en caso de deslealtad al gremio, así como también recibir el reconocimiento de sus agremiados cuando hayan demostrado dedicación y honestidad en su desempeño

¡No podemos conformarnos con menos!

¡Los trabajadores constituyen el sector más importante de la sociedad!

¡Sin los trabajadores la humanidad no tiene futuro!

Para superar la inmensa crisis que azota actualmente a Venezuela se requiere además, que elijamos urgentemente un Gobierno Colectivo y Responsable, llámese Junta de Gobierno, Gabinete Ejecutivo, Grupo Presidencial, etc., constituido por cuatro o cinco miembros, al menos dos de ellos, representantes legítimos de la clase trabajadora. Que respete rigurosamente la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que sea elegido nominalmente, pero que además esté controlado o supervisado por un Poder Popular unido, organizado y consciente , que haga valer la Contraloría Social, las Auditorías Públicas con participación Ciudadana, de todas las instituciones del Estado, para hacer un Balance General y saber la verdad verdadera de la situación actual de Venezuela. El Poder Popular debe tener además el control de todos los medios públicos de comunicación e información que pertenecen al pueblo y nó al gobierno de turno

Como es obvio, la conformación de tal tipo de gobierno implicaría una Reforma de la CRBV, pero recordemos, que el Pueblo Soberano es Supra constitucional, y por consiguiente puede, cuando a bien tenga, convocar la realización de un Referendo Consultivo para tal fin. El gobierno debe contar con el control, pero también, con el respaldo del Poder Popular unido, organizado y consciente, para poder enfrentar los enormes poderes económicos internacionales, que pretenden someter a todos los gobiernos débiles del mundo

El Gobierno Colectivo y Responsable , debe estar integrado por personas de reconocida calidad ética, intelectual técnica y moral, donde los criterios científicos y tecnológicos estén por encima de dogmas y doctrinas religiosas o militares. Donde la responsabilidad de cada miembro sea asumida en tiempo presente. Donde exista una total coordinación entre los ministerios, los estados, las alcaldías, las empresas públicas y todas las dependencias del Estado. Un Estado, sin caudillos o líderes individuales con proyectos diferentes al interés nacional. Un Estado sin tutelajes de potencias extranjeras como EEUU, China, Rusia, etc. Donde se cumpla rigurosamente la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Somos nosotros, los ciudadanos, quienes debemos exigir que se resuelvan nuestros problemas generales y de ninguna manera dirigentes políticos extranjeros

¡No hay otra vía pacífica y constitucional para superar esta crisis profunda y estructural que estamos viviendo en Venezuela!

Estamos obligados a conformar definitivamente la unión de la clase trabajadora que nos permita enfrentar la lucha contra el patrono, sea éste público o privado, nacional o extranjero

¡Ya es hora de que hagamos valer nuestra fuerza colectiva!

No podemos aceptar que la voluntad de todo un pueblo sea pisoteada por una pequeña cúpula egoísta, indolente y despiadada que no tolera la crítica y cuya única preocupación es su enriquecimiento desmedido

La recuperación de Venezuela no depende de un solo sector, dependerá de todo un país. Existen además enormes intereses de gobiernos poderosos y empresas transnacionales dispuestos a echarle mano a nuestras riquezas y recursos naturales y el Poder Popular tiene la obligación de velar por su cuidado y respaldar a su gobierno cada vez que sea necesario hacerlo

No podemos seguir permitiendo la gravísima situación de pobreza, injusticia, corrupción, impunidad, abuso, marginalidad, es decir, que exista un Estado rico con un pueblo pobre, para lo cual debemos reactivar la actividad productiva y racionalizar las importaciones. Contamos con suficientes recursos que nos permitirían a todos vivir una vida plena de salud y felicidad.

¡Trabajadores de Venezuela uníos!