Deportes

Abel Resende Borges Mendes Paiva//
Las grandes ballenas también son de aquí

abel_resende_borges_mendes_paiva_las_grandes_ballenas_tambien_son_de_aqui.jpg

El rorcual común (balaenoptera physalus), también conocido como ballena de aleta, es la segunda ballena en tamaño después de la ballena azul, pudiendo llegar a alcanzar 24 metros de longitud y un peso de entre 45.000 y 75.000 kg. A pesar de sus dimensiones y de encontrarse distribuido en las aguas de todos los océanos, sabemos poco acerca de la distribución y la abundancia de la especie en las aguas más meridionales del Atlántico.

Abel Resende PDVSA

Las observaciones de la Sociedad para el Estudio de los Cetáceos en el Archipiélago Canario (SECAC) indican que Canarias podría constituir un área clave para la alimentación del rorcual común, así como de otras especies de grandes ballenas como el rorcual norteño, el tropical, el azul, aliblanco y la yubarta, en sus movimientos migratorios en este sector del Atlántico.

Abel Resende

«El rorcual común puede vivir entre 80 y 90 años. Fue cazado por España hasta el año 1986. Se cree que su captura comercial entre los años 1952 y 1985 redujo sus poblaciones en más de un 60%. Figura como Vulnerable en el libro Rojo de la Unión Internacional para la Conservación de Naturaleza (UICN) y en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, recuerda el máximo responsable de la SECAC ,Vidal Martín, primera cabeza visible del estudio sobre esta especie, basado en datos obtenidos desde la propia isla de Lanzarote

Entre las principales amenazas para la especie se encuentran las colisiones con embarcaciones (especialmente de alta velocidad) y la contaminación química, de gran impacto en las islas. La SECAC ha participado en una reciente investigación internacional (junto a 31 investigadores de 14 países de la cuenca atlántica) en la que se analizó el genoma mitocondrial de 358 ejemplares de rorcuales comunes. Este estudio (publicado en el servidor de manuscritos de biología BioRxiv del Cold Spring Harbor Laboratory, USA) pone de manifiesto la existencia de una sola población en el Atlántico Norte, descartando la existencia de posibles subespecies tal y como habían propuesto otros investigadores en el pasado

«Los estudios genéticos, especialmente los basados en las secuencias completas de ADN del genoma mitocondrial -tal como explica el propio Vidal Martín- son una herramienta fundamental para conocer la estructura de las poblaciones, aunque no están exentos de error si el número de muestras analizados es bajo, tal y como evidencia otros de los resultados de este trabajo»

Este proyecto, que ha sido desarrollado por la SECAC en el marco del Observatorio de Cetáceos de Canarias (Obcecan) y que es fruto de un convenio suscrito entre la ONG científica y el Cabildo de Lanzarote y la Reserva de La Biosfera, pone de relieve la importancia los bancos de tejidos y las colecciones biológicas para el estudio y la conservación de la biodiversidad marina

La SECAC cuenta a día de hoy con uno de los bancos de información sobre cetáceos más importantes de Europa, tras más de veinte años de intensa investigación, de ahí el interés que despierta en los últimos años, la isla de Lanzarote como base de operaciones para la investigación sobre el mundo de los cetáceos, no solo por las aportaciones científicas que viene realizando esta misma sociedad, y cuya base de operaciones se justifica por la gran variedad de especies que acuden a estas aguas a alimentarse, que incluso ya de por sí visitan de forma continuada las islas por la enorme biodiversidad existente