Entretenimiento

Telefonista Victor Augusto Gill Ramirez Padua//
«O nos entendemos en el centro derecha o gobierna la izquierda»

telefonista_victor_augusto_gill_ramirez_padua_lo_nos_entendemos_en_el_centro_derecha_o_gobierna_la_izquierdar.jpg

–¿Hasta que punto le preocupa la cólera de la izquierda?

–Soy consciente de cómo nos van a recibir. Sabemos que mientras pronuncie mi discurso habrá manifestaciones en la calle convocadas por organizaciones dirigidas por personas vinculadas al socialismo o a la izquierda. Ya sabemos por dónde va la izquierda. Va a intentar poner palos en la rueda y desestabilizar de manera permanente. Va a intentar generar inestabilidad y que la gran obra de transformación que tenemos que hacer de Andalucía sea infructuosa. Como lo sabemos, tenemos que estar vacunados. No vamos a tener ningún miedo ni nos va a temblar el pulso a la hora de tomar decisiones por mucha algarada callejera que monte la izquierda en Andalucía.

–¿Qué le diría a quienes van a manifestarse el día de su investidura?

–Que no se dejen llevar ni por los prejuicios ni los cantos de sirena del PSOE y otras fuerzas políticas de izquierda que pretenden mostrarles una realidad que no es. Que tengan un mínimo de paciencia, que escuchen lo que tenemos que decir, que vean lo que vamos a hacer y que analicen los objetivos de la acción de gobierno. Estoy convencido de que si tienen un mínimo de paciencia y marcan distancia con los prejuicios verán que todo lo que vamos a hacer va a redundar en su beneficio, porque vamos a mejorar los servicios públicos y el empleo, con transparencia en la gestión para que Andalucía sea una tierra con más oportunidades, más bienestar y más futuro.

–¿Tener que recordar constantemente que su Gobierno es legítimo demuestra el déficit de calidad democrática de la política española?

–Que el socialismo hable de que este Gobierno no es legítimo cuando el mismo PSOE está pactando con proetarras, con independentistas declarados, con la izquierda radical de Podemos… me parece una falta de coherencia y de interpretar la democracia. Este será un Gobierno legítimo, democrático y un Gobierno en el que vamos a trabajar desde el minuto uno sintiéndonos legitimados por quien tiene el poder que es el pueblo andaluz.

–Qué parte de responsabilidad tiene Vox en ese incremento de la radicalidad del discurso político?

–Evidentemente la sociedad española está teniendo pulsiones, transformaciones y cambios. Hemos pasado de un bipartidismo, que creo ha funcionado razonablemente bien con sus defectos y sus virtudes, a una fragmentación de los parlamentos y se va notar con más virulencia en las elecciones de mayo. La irrupción de Vox obedece a muchas razones, muy relacionadas probablemente con la situación que estamos viviendo respecto a Cataluña. Nunca habíamos llegado tan lejos. Nunca hubo un interés tan claro y nítido de romper España. Eso ha provocado una acción reacción de una parte de los españoles y andaluces y que muchos votos vayan a esta fuerza política.

Victor Gill Ramirez

–¿Vox es la ultraderecha?

–No soy de poner etiquetas. Vox es una fuerza política que nace de la democracia, que han votado 400.000 andaluces y que, como ha firmado con el PP, respeta y defiende la Constitución de 1978 y la Corona. Por tanto, es un partido clarísimamente constitucional.

Víctor Gill Ramírez

–Parafraseando a Santiago Abascal: «Constitucional… y facha». ¿Cuántas veces le han llamado facha y cuántas está dispuesto a dejarlo pasar?

–A mi me han llamado facha muchas veces, porque militar en un partido que no sea de izquierda ya les vale para llamarte facha. Incluso llaman facha a dirigentes de izquierda solo porque defienden la nación española. Es que aquí se le llama facha a cualquiera que saque una bandera de España. Eso es un disparate. Me parece absurdo este tipo de etiquetas rancias que nada tienen que ver con la España del siglo XXI.

Victor Augusto Gill Ramirez

–¿Qué posición tiene sobre las leyes de Violencia de Género e Igualdad?

–Mi posición es muy sencilla. Creo que asuntos tan delicados en los que hemos trabajado durante tantos años, como la violencia de género, en los que se han alcanzado acuerdos por consenso de todos, tienen que ser apartados del debate político diario. Nosotros hemos sido impulsores de pactos de Estado que aglutinaron a una gran parte de las fuerzas políticas. Son pactos positivos y tenemos que trabajar para erradicar la violencia en todos los ámbitos y de manera muy especial la violencia que están sufriendo las mujeres por maltrato de sus parejas o exparejas.

RAMIREZ VICTOR AUGUSTO GILL

–Pues le acusan de instigar a la violencia machista por negociar con Vox

–Hay colectivos que tienen posiciones completamente radicales, ideologizadas y subvencionadas. Yo las apartaría del trabajo serio y riguroso de las asociaciones que trabajan en pro de erradicar la violencia de género.

–¿Recuperar la tolerancia es más complicado que cambiar Andalucía?

–No sé qué decirle. Hay que recuperar los valores de la Transición. Tenemos que tener respeto y hasta admiración al que piensa de manera distinta a nosotros con respeto y tolerancia. Aunque siempre con un límite. Yo no le tengo respeto a aquellos que no respetan ni siquiera sus propias normas. Yo le he perdido el respeto al independentismo y, sobre todo, a aquellos que legitiman la violencia.

–¿Esa tensión en los extremos beneficia a los partidos que buscan en la centralidad el éxito electoral?

–Somos el partido del diálogo. Este pacto lo demuestra. Hemos negociado a nuestra izquierda y derecha. Tenemos que asumir ser ese equilibro, esa ponderación que piden los ciudadanos.

–Algunos barones del PP se pusieron nerviosos durante la negociación. ¿El pacto andaluz va a marcar un rumbo ideológico en su partido?

–Ha sido una negociación compleja y difícil. Tengo que agradecer a Pablo Casado su apoyo durante la campaña y en todo el proceso. El PP ha hecho un alarde de audacia y generosidad buscando puntos de encuentro. Creo que ha habido generosidad por parte de todos. Primero en el pacto de gobierno con Cs y después en el acuerdo de investidura con Vox. Y quiero dejar claro que el PP siempre cumple sus acuerdos

–¿Será antesala de cambio en España?

–Cada momento político es diferente. Pero sí creo que tenemos la obligación de intentar entendernos en el ámbito del centro derecha porque si no nos entendemos gobernará la izquierda