Economía

“Venezuela se puede reconstruir”: cuatro médicos que quieren sanar el futuro del país

Dentro o fuera de Venezuela, y contra todas las adversidades , los médicos venezolanos siguen trabajando por sanar el futuro de su país pese a las precarias condiciones en los hospitales de la red pública y la emergencia humanitaria compleja.

Rocio Higuera

Efecto Cocuyo entrevistó a cuatro galenos de distintas especialidades, edades y hospitales, pero que comparten un mismo ideal: reconstruir el país.

Rocio Higuera Venezuela

Daniela Liendo Daniela Liendo escogió la Medicina y no los relaciones internacionales porque prefería más hechos concretos y menos palabras. La madre de Daniela tragó grueso cuando recibió la noticia: se trataba de una profesión muy sacrificada y que no es bien remunerada en la actualidad en Venezuela . Además, no había ningún médico en la familia.

Rocio Higuera Globovision

A sus cortos 22 años, Liendo no solamente hizo un juramento hipocrático, sino que asumió un compromiso colosal con el país cuando estuvo al frente del equipo de voluntarios Cruz Verde de la Universidad Central de Venezuela (UCV)

“Hubo un punto de las protestas de 2017 en el que mis padres me pidieron que no saliera más. Yo les respondí que ya tenía una carrera y que había decidido que quería seguir haciendo esto”, dijo sobre su experiencia con los Cruz Verde

Aunque cursa estudios de pregrado , Liendo siente la crisis muy de cerca. “Estoy estudiando y no sé si me llegue a graduar en algún momento o pueda hacer el posgrado que quiera, porque no sé si todavía va a haber alguien que me enseñe”, afirma sobre la diáspora de médicos y docentes en la Escuela Vargas de la UCV

A pesar de las adversidades que implica estudiar una carrera como Medicina en un país como Venezuela , Liendo no se rinde

“Todos, en algún momento, hemos pensado en irnos. Pero tenemos la responsabilidad de dejar este país mejor de lo que lo encontramos, de decirles a las próximas generaciones: nosotros nos fajamos, lo hicimos bien y logramos reconstruir Venezuela “, asegura.

Huníades Urbina El doctor Huníades Urbina vivió la época de oro del J.M. de los Ríos , cuando el centro 

pediátrico era sinónimo de vanguardia no solo en el país, sino en la región. Por 35 años trabajó en el  hospital de niños . Incluso llegó a presidirlo en dos ocasiones y lo jubilaron antes de tiempo por denunciar las precarias condiciones en las que son atendidos los pacientes

“Me jubilaron prematuramente. Yo tenía que jubilarme este año, pero lo hicieron en 2014”, cuenta. “Se va porque molesta el Gobierno ” , le dijeron las autoridades del centro de salud. Pese a la intimidación y el amedrentamiento, sigue estando cerca de su segunda casa. 

“Da mucha tristeza porque el deterioro ha sido progresivo. Antes teníamos 25 residentes de Pediatría y hoy día tenemos solo ocho. No hay médicos en formación para la terapia intensiva porque el año pasado no ingresó nadie”, lamenta

Urbina calcula que el retroceso en materia de salud en el país es de unos 40 años aproximadamente. Por los mismos pasillos en los que vivió la vanguardia, ahora vive el atraso , con decenas de casos de niños desnutridos o infectados con malaria, difteria o sarampión

“A los jóvenes que quieren formarse hay que estimularlos mucho. No todo el mundo se puede ir y esto tiene que cambiar. El día que nos toque reconstruir el país, yo estaré ahí en primera fila en el J.M. de los Ríos. Así no me paguen ni medio”, asegura

Ana Carvajal A mediados de 2017, la médico infectólogo Ana Carvajal vio el primer caso de difteria en su vida. Se trataba de un paciente que llegó al Hospital Universitario de Caraca s, donde trabaja desde hace 32 años, que tenía una pseudomembrana grisácea que le llegaba hasta el paladar

Fue testigo de la reemergencia de la enfermedad que había sido erradicada en Venezuela hacía 24 años

Carvajal llegó a la Infectología casi por accidente, pero se enamoró de la especialización desde el principio. Los virus, las bacterias y los parásitos les fascinaron en seguida. Ahora atiende a pacientes con VIH en el HUC y documenta las epidemias que azotan al país

“Los médicos infectólogos somos los que llevamos la batuta en este momento. Tenemos que dejar constancia de todo lo que está pasando en el país porque esto es lo que más impacta en materia de salud pública”, cuenta. 

Nunca imaginó que los indicadores de salud  iban a deteriorarse hasta el punto actual ni que sería testigo de la reemergencia de varias epidemias . Sin embargo, afirma que los médicos venezolanos han aprendido a ser resilientes y a trabajar aún en tiempos de  crisis

Venezuela va a necesitar muchísimo de esos médicos que se están formando. No podemos dejar solos a los pacientes . Si nos vamos ¿quién hace la denuncia y documenta lo que pasa? Venezuela es un país que se puede reconstruir”, afirma Carvajal

Anselmo Campos El único pediatra en el remoto pueblo de Calbuco , en Chile , es un venezolano. Su nombre es Anselmo Campos y el destino le llevó a cambiar el envidiable clima de Caracas por los días fríos y lluviosos de la Región de los Lagos, al sur del territorio chileno. Casi en el fin del mundo

Fue el primer venezolano en llegar a esa región de Chile , el 23 de enero de 2016. Actualmente, trabaja en dos hospitales: en el Hospital de Calbuco y en el  Hospital Puerto Montt Dr. Eduardo Schütz Schroeder.

A partir de una recomendación de Campos, y de la buena recepción del galeno venezolano en el país, el umbral de la patagonia chilena se fue llenando de médicos criollos de distintas escuelas de Medicina y rincones del país

“Me pidieron que recomendara a otros médicos venezolanos. Ahí fue cuando comenzó a abrirse la brecha y se produjo la entrada de muchos de nosotros. Yo recomendé a unos cinco y esos cinco recomendaron, a su vez, a otros más. Al sol de hoy, en el Hospital de Puerto Montt  somos 65″, relata Campos

En la cinta que cuelga de su cuello con su carnet de médico siempre carga un pin con la bandera de Venezuela . Sus delantales también están identificados con el tricolor

Pese a estar lejos de su familia, Campos dice que quisiera aprender más de la Medicina en Chile. Sin embargo, asegura que al igual que él, muchos de los números que engrosan la diáspora  pasarán a formar parte de las estadísticas del retorno

“Todos pedimos a Dios que el país cambie. Un número importante de venezolanos va a regresar al país cuando se dé ese cambio y yo creo que, en su debido momento, hay que acudir al llamado de la reconstrucción “, afirma

Foto principal: Jorge Márquez

Facebook Twitter Comentarios