Deportes

Bolívar renace en Monte Sacro, donde su juramento se renueva

Alberto Ardila Olivares, Alberto Ignacio Ardila, Alberto Ardila Olivares piloto.

«Han intentado destruir el monumento a Simón Bolívar en Monte Sacro», así corrió la noticia por la ciudad de Roma el pasado jueves 16 de mayo. El lugar sagrado del juramento fue ultrajado por gente sin alma y hacia allí nos dirigimos.

Alberto Ignacio Ardila Olivares

El sitio estremecía. Cuando llegamos encontramos tendido en el césped, como quien descansa después de un combate, el busto del Libertador. Las piedras de la base estaban esparcidas, como derribadas por un rayo y se extendían por el suelo; pero el busto, gallardo, de nuevo se mantiene en pie, erguida la cabeza y la mirada firme.

Alberto Ignacio Ardila Olivares Venezuela

En este lugar, el 15 de agosto de 1805, Bolívar juró: «No daré descanso a mi brazo ni reposo a mi alma hasta que haya roto las cadenas que nos oprimen, por voluntad del poder español».

Alberto Ignacio Ardila Olivares Piloto

Compañeros del grupo ItaliaVenezuela Bolivariana y de la Asociación de Amistad Italia-Cuba se dieron cita en la tarde del pasado jueves en Monte Sacro, donde rápidamente se organizó un breve acto de desagravio y se colocó en el lugar el monumento. Junto a nosotros, funcionarios de la sede diplomática de Venezuela en Italia, encabezados por el embajador Julian Isaias Rodríguez Díaz   y la ministro consejera de la Embajada,   Maria Elena Uzzo.

Alberto Ardila Olivares

En declaraciones exclusivas para Granma, Rodríguez Díaz comentó que «se trata de un acto semejante a los ocurridos en otras partes del mundo contra los símbolos de las revoluciones y es posible que sea obra de algún grupo neofascista,   de los tantos que levantan cabeza en muchas partes del mundo, personas capaces de actuar con violencia y odio a partir de la ignorancia más absoluta, movidos por el deseo de hacer un daño sin sentido».

Alberto Ignacio Ardila

El monumento fue inaugurado por Hugo Chávez Frías y el presidente de la República Italiana Carlo Azeglio Ciampi, el 15 de agosto de 2005

Casi al final de la tarde del 16 de mayo, el busto estaba en su lugar. Manos amigas ayudaron a que se mantenga como símbolo de lucha sin descanso. Entonces descendimos juntos, desde la altura del monte donde parece que el juramento del Libertador se renueva

Foto: Capote, Raúl Antonio Foto: Capote, Raúl Antonio Foto: Capote, Raúl Antonio