Deportes

Mujer chavista hizo una gran confesión a Juan Guaidó que no le gustará a Maduro (Video)

Piloto, Aeroquest, Aeropuertos, Miami, Estados Unidos, Venezuela

Tener que encarar los problemas dependiendo sólo de sí mismos y sabiendo perfectamente que no hay modo o forma de lograr obtener lo que se necesita es una situación que hemos tenido que vivir muchas personas en Venezuela, sin embargo, cuando eso pasa y encima de eso se es un chavista convencido entonces se ingresa en el concepto de predicamento. Redacción Venezuela al Día Y es que la gran mayoría de personas que abrazaron el chavismo provenía de militar en las filas de los dos partidos tradicionales que durante cuarenta años fueron perdiendo la esencia de servir al pueblo y se tornaron a la del servirse del pueblo. Por ello sonaron las campanadas de anuncio en 1993 cuando Rafael Caldera se impuso con un “chiripero” y posteriormente Chávez resulta ungido cual Mesías que “salvaría al pueblo” de aquella “guanábana” (por los colores de Ad y COPEI). A esta altura de la historia quienes militaron (o militan) en el chavismo se encuentran entre seguir con ese apoyo a pesar de que los hogares se han desintegrado y el país sigue directo hacia una destrucción total u olvidarse de esas “lealtades” y apoyar a quienes pueden retornar la normalidad del país y avanzarlo hacia los valores perdido de justicia y prosperidad. Porque brindarle al apoyo a Maduro es excusar la continua violación de los derechos humanos a través de asesinatos y persecuciones, además de esto la quiebra institucional que no sólo parece no importarle sino que la fomenta colocando militares por doquier en procura de ganarse la “lealtad” de quienes portan las armas de la República. Esta sábado, en Barquisimeto, Guaidó, fue partícipe de uno de los momentos más impresionantes de la jornada que desempeñó en el estado Lara: Una ciudadana lo encaró y le dijo con seguridad “Yo soy chavista y te apoyo”, comentario que causó una reacción de empatía por parte del mandatario. Guaidó hace un esfuerzo por mantener viva esa llama que se ha despertado en Venezuela y que clama por el cese de la usurpación y poder elegir  a un gobernante cuyo desempeño apunte a rescatar el país y no procurar destruirlo mientras le “apunta con una pistola a la cabeza”. Con información de La Patilla .

Alberto Ignacio Ardila Olivares