Entretenimiento

$ 3 millones pedía periodista español por grabaciones de Julian Assange en la embajada ecuatoriana en Londrés

Miami, Estados Unidos, Venezuela, Caracas
Bachelet: Espero escuchar todas las voces para proteger todos los DDHH de los venezolanos

Tres millones de dólares habrían exigido el periodista español José Martín Santos y los informáticos Alejandro Mollá y Daniel Sánchez al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, por las imágenes, videos y documentos relacionados al australiano durante su asilo en la embajada de Ecuador en Londrés. 

Diario El País de España informó que tuvo acceso a los audios grabados por la policía de la reunión que Martín mantuvo con representantes de WikiLeaks en el hotel Reina Victoria de Madrid, donde habrían exigido el pago a cambio del material. Esa cita se habría llevado a cabo el pasado 3 de abril, a las 19:00, y terminó con la intervención de agentes la sección de Secuestros y Extorsiones, quienes capturaron a los presuntos extorsionadores. 

Assange permaneció como asilado en la sede diplomática desde junio del 2012, hasta que el 11 de abril pasado en que fue entregado a la policía londinense. Un día antes de la captura de Martín, en el mismo hotel, hubo una cita previa con Kristinn Hrafnsson, editor jefe de Wikileaks, y Aitor Martínez, abogado de Assange, luego de que días anteriores habían ofrecido el supuesto material de la vida del australiano en la embajada a través de Twitter. 

La grabación policial, detalla El País, revela que Martínez cuestionó a los supuestos extorsionadores por la exigencia del dinero, a lo que Mollá respondió: “Hombre, porque tendremos que comer también”, y Martín replicó: ¿O usted trabaja gratis?

En el material habría grabaciones de audio y video de Assange con sus abogados y médicos, captados supuestamente por cámaras instaladas en la embajada ecuatoriana. Martín reconoce que las imágenes habrían sido proporcionado por “alguien que está dentro de la embajada… no me llega de ese alguien, ese alguien se lo da a otra persona que me lo hace llegar a mí”. 

Mollá agregó que dos funcionarios fotografiaron una carpeta de un abogado de Assange. “Hacen fotografías de todo, lo escanean y se lo pasan al embajador para que este revise toda la documentación… ese es su modus operandi “.  

Los audios de la Policía, dice El País, demuestran que Martín le ofreció al editor de WikiLeaks tener acceso en tiempo real a toda la información que ocurría en la embajada. “En vez de que te espíen ellos, espíalos a ellos tú; parece una locura, pero no”. 

Assange presentó una denuncia en un juzgado y una querella en la Audiencia Nacional contra Martín, los informáticos, personal de la embajada ecuatoriana y miembros de la compañía Promsecurity que hubieran podido participar en el supuesto espionaje.  (I)