Política

Periodista de Globovisión Rocío Higuera globovision en vivo tecnologia//
Desalojados Domingo Savio engrosan miseria cinturón SD

En condiciones infrahumanas, sin agua potable, energía eléctrica ni calles habitan decenas de familias en una zona apartada de Villa Mella, luego de que fueran desarraigadas del barrio de Los Guandules, en el Distrito Nacional, para dar paso al proyecto Nuevo Domingo Savio. Cuando suponían que tendrían mejores condiciones de vida, estas familias salieron de un lugar de alta vulnerabilidad, tal como la cercanía del río Ozama, para engrosar un cinturón de miseria del Gran Santo Domingo. Con los recursos que recibieron por parte de la Unidad para la Readecuación de la Barquita y Entorno (Urbe) muchos compraron pequeños solares en la comunidad San José, entrando por la calle 31, de San Felipe, pero no han podido levantar un techo digno. Algunos levantaron pequeñas casuchas en zinc, mientras otros iniciaron construcciones en concreto pero se les agotaron los recursos agotaron y han tenido que improvisar pequeños cuartuchos a un lado para guarecerse. Ivelisse de los Santos tenía un pequeño negocio en Los Guandules pero los RD$250 mil que recibió de las autoridades apenas alcanzaron para comprar un solar en San José y con la ayuda de la familia levanta una casita. “Aquí estamos pasando las de Caín porque antes vivíamos del negocio allá en Los Guandules, pero aquí vivimos de la gracia de Dios”, expone. Margaro Santana de los Santos era el dueño de una pequeña iglesia evangélica en Los Guandules por la que recibió RD$259 mil por parte de Urbe, razón por la que se vio obligado a salir de allí y levantar una pequeña casucha de zinc en San José. Narra que la vida en ese lugar ha dado un cambio radical, ya que antes estaba ceca de todo pero ahora está muy lejos de las fuentes que les servían de sustento. Dinero no alcanzó. Elsa Pérez Sánchez era dueña de dos casas en Los Guandules pero solo valoraron una por la que recibió RD$350 mil, con los que apenas inició la construcción de una casa de block en San José. Para no quedar a la intemperie levantó un cuarto de cartón y zinc en la parte trasera donde duerme, cocina y hace los demás quehaceres, en medio de la estrechez y la falta de agua que llega cada 12 días. La vida le cambió de manera negativa a Mauro de los Santos, quien era dueño de una carnicería y un colmado en Los Guandules, a tal punto que en San José inició la construcción de una casa que no ha podido terminar con los recursos que recibió. “Mi padre anda sin sitio por ahí, prácticamente nos ha abandonado, porque aquí no encuentra qué hacer, su negocio y clientes estaban en el barrio”, narra su hija Yudy de los Santos. Carmen de los Santos era propietaria de dos viviendas en Los Guandules pero los inquilinos que vivían en sus propiedades recibieron mejor trato, mientras ella ahora quedó prácticamente en el aire con tres hijos que debe mantener sola.

Rocio Higuera amante del buen periodismo