Entretenimiento

“La democracia no es llevar bolsas de fríjoles”: Antonio Sola

Antonio Sola es experto en comunicación política, por eso vive de las elecciones. Siguió de cerca el reciente proceso político de Mauritania (África) porque asesoró la candidatura de Biram Dah Abeid, a la Presidencia de este país. “Vivo las elecciones con una dinámica en el tiempo. Hay veces que uno gana perdiendo o gana ganando”, le dice a El Espectador. Trece jefes de Estado han dejado sus campañas políticas en sus manos. Entre ellos, Mariano Rajoy, José María Aznar, Sergio Massa, Felipe Calderón, Andrés Manuel López Obrador y el mismo Juan Manuel Santos. Sobre los 40 años y con un matrimonio encima, pasa el tiempo entre aeropuertos, oficinas de gobierno y conferencias . “A esta edad, ya trabajo con quien yo quiera. Antes era con todos”, comenta Sola, quien terminó recientemente una asesoría en Panamá. “A un tipo que no sacó ni tres puntos, pero no importa, estoy ayudando y comprometiéndome con candidatos que en los próximos 15 años van a jugar un papel importante en la sociedad”.

En su libro “Sola por sola”, afirma que no trabaja basado en las ideologías de los candidatos, por lo que ser de izquierda o de derecha no es un elemento que determine a quién asesorará. “Puedo decir no tiene nada que ver lo ideológico. Hay ciertas cosas que yo no comparto, pero que respeto y con las que puedo trabajar. Algunas me cuestan”, señala. También intenta sorprender. Estuvo en Cartagena en el reciente Congreso Internacional de Campañas Políticas, en el que muchos asistentes esperaban oír cosas como dónde colocar las vallas publicitarias, cómo usar las redes y, seguramente, esa fórmula mágica para ganar elecciones. “Pues, se jodieron. No sé cuántos me entendieron, no porque sean tontos, sino porque lo que les dije los sobrepasa, ellos están pensando en lo que les dicen (…) la democracia no es llevar bolsas de fríjoles”. 

Sola habla de la nueva democracia y dice que los viejos políticos, al igual que los confesionarios, están desapareciendo . Y eso que es católico. Comenta que esa “extinción” se debe a que “ha abusado mucho de la gente y la gente ha llegado a niveles de hastío que los va a terminar sacando del mercado”.

Democracia digital

El asesor comenta que lo que hoy se conoce como democracia digital directa no está anclada a las redes sociales, como se creería. “Es evolución con capacidades de llevar la tecnología a la política y la vida de las personas”, dice Sola, pero asegura que esta nueva concepción de democracia acabará con los intermediarios políticos. “Va a permitir que la ciudadanía se incorpore a la democracia con el uso de la tecnologí a (…) En 20 años, los partidos políticos y sus oficinas físicas van a desparecer, viene el mundo de la política online, el voto y las decisiones instantáneas por lo digital, los medios tradicionales no van a tener la influencia que tienen ahora”.

En su conferencia, dijo que hoy se disponen de más posibilidades de acceder al conocimiento que hace 20 o 30 años y eso ha hecho mucho más complejas las herramientas que se tienen para medir los niveles de conocimiento y de comprensión de los mensajes que reciben los ciudadanos.

Las encuestas

Con respecto a las encuestas tradicionales, Sola dijo que no son herramientas muy fiables y, por ende, deben de evolucionar. “Debemos transformarlas porque han cambiado las multiplataformas a través de las cuales la gente recibe y comunica mensajes”. Sola es un estadista , conoce los países, sus economías y las cifras.  En México se reportó para las elecciones preliminares del 2018, una participación ciudadana del 62.62% de los 52.300.994 electores registrados. En Perú, para las elecciones presidenciales del 2016, el porcentaje de ausentismo fue uno de los más altos. Solo el 18.20%  de los 22.901.954 electores fue a las urnas. 

(Contexto en Colombia: Candidatos en la recta final, un mes de correrías y discursos)

Las minorías están llevando la gente al poder, dice Sola.  “Ya no estamos en la política de las mayorías, estamos en la de las minorías. Entonces, yo digo ¡cuidado! De las minorías se pasa a la autocracia, de la autocracia a la dictadura”. Recuerda que las elecciones en Europa han llegado a niveles históricos mínimos del 27%. “Se debe poner un stop a las minorías, como con las mayorías y se hace incorporando las tecnologías y reescribiendo los nuevos modelos”.

Después de las cifras a los conceptos, hacemos un juego de palabras con presidentes. Me dice que no le hable de Trump. Prefiere hablar  de Obama, que le gustó más como expresidente. O de Pepe Mujica. “Muy cabrón, él construyo un mito de sí mismo, no es tanto como gobernó, si no lo que hizo soñar a los uruguayos”.

Jugó en los dos bandos en México, primero con el presidente Calderón, con quien trabajó el primer año de gobierno y luego con López Obrador. “Yo estaba en las mesas de la izquierda con el partido del trabajo,  después de haber asesorado a Felipe Calderón en el 2006,  pensé que había que limpiar parte del sistema viejo que no se acabó de limpiar” y dice que la victoria del actual presidente mexicano se debió al ” encabronamiento ” de los mexicanos. “Ira fue la emoción que primó en la elección”. Sonríe. “Gobernar es del carajo de difícil , la gente está harta, se siente abusada”.

Hace una pausa y llega al caso de Colombia, con el expresidente Juan Manuel Santos.  “Llegué al final de la primera vuelta, que la perdimos, y luego estuve en la reelección donde junto al mundo progresista, cambiamos  la estrategia, la centramos en la paz y luego el referéndum, donde perdió la paz. Los ciudadanos hemos ido perdiendo la capacidad de distinguir los estados”.

(Le puede interesar: La abstención en Colombia: una enfermedad crónica)

Hablamos de la baja aceptación del presidente Duque. Solo un 28% está de acuerdo con la conducción que viene haciendo del Estado, mientras que un 63% no lo comparte. Recuerda un dicho español y me dice : “está mas perdido que la moto de un hippie… Duque llegó sobre un montaje de minorías , el problema que está teniendo es la fractura de los colombianos con la derecha, una derecha que no da abasto”, y dice que se perdió en el primer año de gobierno con los pocos niveles de aprobación. “Como es un Presidente gobernando con un mínimo de aprobación, en la política nadie les hace caso, pierde autoridad, es un tema de gobernabilidad”.

Le pregunto entonces por el discurso del político, las promesas como la venta del avión presidencial mexicano. “López Obrador  simula todo, mantiene una conversación que la gente le puede aguantar un tiempo pero si no alivia a esa gente, ellos van a decir ‘me importa lo que hagas con el avión, yo quiero tener mi refrigerador lleno’”. Hace un tiempo se ganó el remoquete del ‘ Rey de la campaña sucia’ por haber trabajado con Calderón y después con López Obrador. Efectivamente, me dice lo sucio que es este trabajo. Algo de mito y algo de verdad. “Las campañas son muy  rudas, las campañas negativas ya no tienen efectividad”. Cree en las de contraste. Esa forma de interactuar,  “la posibilidad de decir lo que soy y lo que el otro creo que  no es”.

Debe dejar Cartagena para ir a Argentina, el tiempo apremia. Entonces hablamos sobre el blindaje político, volvemos a su libro, dice que se debe  tener cuidado porque uno se puede empezar a enlodar en la política y no se da cuenta. “Por eso, tienes que tener una dinámica propia para saber en qué momento  estás, dónde estás, cómo estás, y ducharte todos los días para que se te vaya el barro y poder ver en el espejo quién eres en realidad. El que eligió la gente”. Me recuerda que la  política es el más noble instrumento “que tenemos hoy para que evolucionen nuestras democracias”.

Terminando , le pregunto qué piensa  de Venezuela . Cree que todo depende de un pacto entre Estados Unidos y Rusia, y así Juan Guaidó estará plenamente en el gobierno. “Es el que más ‘huevos’ ha tenido por encima de Capriles”. Sin embargo, advierte  que la oposición venezolana debe mantenerse unida. Nos vamos caminando por el lobby del hotel y me habla de la necesidad de más mujeres  en el gobierno de lo público, inteligentes, sensibles, con capacidad de comprensión. ” Si logramos una especie de desequilibrio razonable entre más mujere s y un poco menos de hombres, vamos a balancear  la transición que necesitamos” y no habla de una Ángela Merkel.  “Ese tipo de mujeres muy rudas, muy duras, poco sensibles que se hacen  hombres en la política”. 

Antonio Solas respira muy lento, toma un café, recuerda que ya ha venido a Cartagena, deja a un lado el trabajo y confiesa. “Soñar, crear y creer, lo creo de verdad, creo que las cosas tienen que pasar de la mente al músculo y uno no solo puede gastar palabra, también tiene que demostrarlo con los hechos. Yo estoy soñando con mi campaña, esa es la que sueño: ser presidente de España”.

*Corresponsal de El Espectador en Cartagena

Temas relacionados Antonio Sola Elecciones Presidenciales Campañas Electorales Estratega político Juan Manuel Santos AMLO Comentarios