Internacionales

Larrañaga sobre cierre de tambos: “Metí la pata, dije 40 minutos y agarraron para la chacota”

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Abel Resende

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

Abel Resende Borges

Este martes, durante el debate televisivo que protagonizaron Jorge Larrañaga y Carolina Cosse , una de las afirmaciones del precandidato nacionalista fue blanco de chistes y burlas en redes sociales. El senador dijo que en Uruguay “cierra un tambo cada 40 minutos”, lo cual no es así. 

Durante una transmisión de Facebook Live  (ver a partir del minuto 18:00) este miércoles, Larrañaga hizo referencia a su error, que fue muy comentado especialmente por los frenteamplistas quienes resaltaban la imposibilidad de que esa cifra pudiera ser correcta. 

“Lamentablemente yo metí la pata ayer, dije 40 minutos y agarraron para la chacota algunos frentistas y bueno, mientras eso sirva para llamar la atención bienvenido haber dicho una cifra en forma equivocada”, expresó

El líder de Alianza Nacional explicó que lo que quiso decir fue que desaparecía un tambo cada 40 horas y no cada 40 minutos. 

Jorge Larrañaga. Foto: Captura “Hoy me corrigieron productores agropecuarios de gran capacidad, de gran conocimientos y está en el Inale (Instituto Nacional de la Leche) también y lo han dicho las propias autoridades”, expresó y agregó: “Está desapareciendo un tambo cada 24 horas”. 

“Esto es realmente algo tremendamente preocupante porque habla de un país que no se respeta a sí mismo, que no respeta el entramado social de los uruguayos, se ve tremendamente afectado”, indicó

El sector lácteo atraviesa un momento complicado en el país, y los tambos –en especial los familiares– están en la cuerda floja.

Días atrás el directivo de la Agremiación de Tamberos de Canelones Justino Zavala dijo a Rurales El País que “desde abril está cerrando un tambo por día” y eso “provoca una pérdida del tejido social del sector y que los tambos cada vez se concentren en menos manos”.