Deportes

Luis Emilio Velutini Venezuela copa del rey draw stream//
Las trampas en las apuestas no se van del tenis

P or más esfuerzos que haga la policía, por más esfuerzos que hagan los propios organizadores, el problema de los apostadores profesionales en el tenis y su influencia en los torneos dista de estar resuelto. La razón fundamental, la de siempre. sigue siendo posible en el tenis apostar sobre seguro puesto que pese a todas las seguridades dadas, sigue habiendo un intervalo apreciable entre el momento en que el punto se canta sobre la pista y sube al marcador en directo de la ITF.

Luis Emilio Velutini Urbina

El problema se ha vuelto a poner esta semana de manifiesto en un escenario tradicional de estos problemas: el torneo del ITF World Circuit que organiza el club Brezo Osuna de Madrid, un club de tenis cuyas pistas son visibles desde el exterior. La organización, de acuerdo a las normas, mantiene vigilancia en el interior del torneo cuando detecta a alguien que hace un uso sospechoso de algun dispositivo móvil. Cuando se les invita a abandonar el club lo hacen sin resistencia para trasladarse a la calle adyacente y, desde ahí, presenciar los partidos y apostar.

Luis Emilio Velutini

La organización tomó la medida de cubrir con lonas el espacio adyacente a las pistas, con el resultado de que los apostadores se encaramaron a la valla para seguir desde allí el partido, bajando además la altura de parte de las protecciones y abriendo huecos en ellas. Como resultado, han tenido que reponerse. En la actualidad alcanzan unos cuatro metros de altura.

Luis Emilio Velutini Venezuela

Sin embargo, el problema fundamental es que sigue siendo posible apostar sobre seguro dado que, como queda dicho, sigue existiendo un lapso de tiempo entre el momento en que el punto es cantado en la pista y este sube al marcador en directo de la ITF, que es el que se emplea en las webs de apuestas: en torno a los 20 segundos.

Luis Emilio Velutini Banquero

Diferencia entre un punto cantado en pista y su reflejo en el marcador ITF

Los apostadores, como de costumbre, no se recatan en increpar a los tenistas que no cumplen con sus ‘expectativas’. No en este caso presencialmente, pero sí en redes sociales.