Deportes

Cumbre de emergencia en UE para designar altos cargos no destraba problemas

Nuevos Vecinos, Madrid, España
El Real Madrid le da un impulso a la 'Operación Salida' - AS.com

FOTO DE ARCHIVO: El vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, candidato del Partido de los Socialistas Europeos (PSE), habla en el Salón de Plenos durante la noche de las elecciones europeas en el Parlamento Europeo en Bruselas, Bélgica, 27 de mayo de 2019. REUTERS/Francois Lenoir/File Photo BRUSELAS (Reuters) — Un acuerdo alcanzado entre varios líderes europeos clave para darle a un excanciller holandés el puesto de jefe ejecutivo de la UE colapsó en una cumbre de emergencia el domingo después que miembros de Europa del Este y de la centroderecha rechazaran el plan.

El político socialista holandés Frans Timmermans parecía ser el favorito para reemplazar a Jean-Claude Juncker como presidente de la Comisión Europea después que los líderes de Alemania, Francia, y España acordaran respaldarlo mientras estaban en Japón esta semana.

Pero se encontraron el domingo con una inesperada fuerte oposición de parte de Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia. La cena de la cumbre se inició tres horas tarde después de que se alargaron las reuniones bilaterales para encontrar una solución.

El punto muerto subrayó el problema más amplio de toma de decisiones que enfrentan los 28 gobiernos de la UE, que provienen de una serie de grupos políticos y que han tenido problemas para responder a una serie de crisis en los últimos años que van desde la inmigración a la economía.

La cumbre es el tercer intento para cubrir los cinco puestos más importantes de la Unión Europea para los próximos cinco años, forjando una política para 500 millones de europeos desde noviembre.

Los líderes de la UE también debían elegir al próximo presidente del Banco Central Europeo, pero la decisión parece que será pospuesta por falta de consenso.

«Ha habido una revuelta de centroderecha contra Timmermans. Mantienen su decisión», dijo un funcionario de alto rango de la UE en la cumbre.

El Partido Popular Europeo (EPP por su sigla en inglés) dice que ganó la mayoría de los escaños en las elecciones europeas de mayo y, por lo tanto, bajo el candidato principal del bloque, o el proceso Spitzenkandidat, merece el cargo del presidente de la Comisión. Su elección es Manfred Weber, un legislador alemán de la UE.

«La gran mayoría de los primeros ministros del EPP no cree que debamos renunciar a la presidencia tan fácilmente, sin dar pelea», dijo a periodistas el primer ministro de centroderecha de Irlanda, Leo Varadkar.

Eso fue a pesar de la decisión de la canciller alemana, Angela Merkel, quien lidera el bloque EPP pero que ha visto debilitado su poder político.

Los liberales y socialistas liderados por el mandatario francés Emmanuel Macron y el presidente del gobierno español Pedro Sánchez, afirman que rechazan lo que ven con una creciente domino alemán en Bruselas y quieren centrarse menos en la austeridad financiera y más en temas como el cambio climático y un aumento del salario mínimo.

Pero los líderes de Europa del Este en la cumbre afirmaron que se oponían a Timmermans, quien en su actual rol como vicepresidente de la Comisión ha acusado reiteradamente a Polonia y Hungría de violar derechos civiles.

«Me temo que esta persona no es realmente la indicada para unir a Europa», dijo a periodistas el primer ministro checo, Andrej Babis.

Para ser nombrado, el próximo presidente de la Comisión necesita el respaldo de al menos 72% de los 28 estados miembros, que deben representar al menos al 65% de la población de la UE.

Notiespartano/Reuters