Política

Fábrega promete playa para zambullirse en la ciudad

El alcalde capitalino José Luis Fábrega reafirmó su interés y promesa de rescatar las playas de la bahía de Panamá y devolverlas a sus habitantes limpias y saneadas para que la familia panameña y los extranjeros visitantes puedan disfrutar de ellas, tal como hicieron nuestros abuelos y padres en las primeras décadas de la república.

“Desde 1910 la ciudad de Panamá ha crecido, pero a la vez le hemos dado la espalda al mar”, dijo planteando la intención decidida de su despacho de recuperar un bien natural y permitir su acceso gratuito al público.

Publicidad Fábrega reiteró que Panamá cuenta con muchos estudios técnicos que han precedido a esta iniciativa y que solo falta echarla a andar, tal como se atrevieron las autoridades alcaldicias de ciudades como Barcelona, Río de Janeiro y otras, que lograron no solo recuperarlas, sino potenciar la economía de la ciudad, su turismo, el tema social y la salud en general.

Respecto al costo del proyecto precisó que la inversión será de 120 millones de dólares, y el plazo fijado es de 36 meses ; es decir, se entregaría en septiembre de 2022. En este aspecto, aseguró que el Municipio de Panamá afrontaría los costos, los que serían respaldados con la rentabilidad de las concesiones de comercios y restaurantes que se instalarían en el área.

Fábrega dejó claro que en esta iniciativa la Alcaldía Capitalina no está sola. Tenemos la colaboración del propio presidente Laurentino Cortizo, del Ministerio de Ambiente y otras instancias de gobierno, y que en los próximos días se invitará a diversas empresas a participar del Estudio de Impacto Ambiental requerido para echar a andar este proyecto.

  Un kilómetro de playa para zambullirse En este proyecto emblemático de la administración Fábrega, su asesor técnico, el arquitecto urbanista Tomás Sosa, informó que se proyecta recuperar la playa de Bella Vista, cuya longitud es de 800 metros, y se ubica a lo largo de la Cinta Costera, frente a la Contraloría General, donde funcionó el Colegio Miramar. La otra porción recuperable es la playa de Calidonia, con una extensión de un kilómetro de largo, partiendo desde el Mercado de Marisco.

Aspectos que deberán resolverse sobre la marcha son el desvío de los drenajes pluviales que caen a la bahía , su conexión con Amador, el desagüe del río Matasnillo, la canalización de otras tuberías hacia la planta de tratamiento de aguas servidas de Juan Díaz para eliminar la contaminación de sus aguas. En este aspecto se trabajará de la mano con el Plan de Saneamiento de la bahía.

Al detallar la creación del balneario, indicó que serán 140 metros de playa con restaurantes, tiendas comerciales, quioscos, boulevard, promenades, un anfiteatro, área de estacionamiento y parque, entre otras facilidades como una futura conexión con el metro. En lo relativo a la presencia del Club de Yates y Pesca aclaró que se llegará a un acuerdo para reubicarlo, pues hay en planes una segunda etapa que incluye una marina municipal.

S osa se manifestó convencido de que la recuperación de las playas metropolitanas potenciará a la ciudad de Panamá al nivel de otras ciudades del mundo , y reiteró que debe pensarse en función del bienestar de la ciudad y de otros complementos que vendrán como el puerto de cruceros, la recuperación de sus manglares, y otros.

.

Contenido Premium:  0