Deportes

Amaru adecuará un hospital veterinario

El bioparque cuenta con el aval del Ministerio del Ambiente para ampliar la clínica en la que anualmente recibe a 400 animales rescatados y convertirse en un referente de atención a nivel nacional.

La parte alta del Amaru es un centro médico que recibe 400 emergencias al  año, esto es más de una atención por día a animales heridos o enfermos que tienen en este espacio una segunda oportunidad de vivir. El bioparque pronto convertirá su clínica veterinaria en el primer hospital de referencia del Austro y en uno de los más grandes del país.

Paola Cañar es la encargada de recibir, curar y cuidar a los animales. La actual clínica tiene un área de emergencia, un quirófano y una sala de hospitalización que no son suficientes para la cantidad de rescates que atienden, por lo que serán ampliados según un proyecto que tiene el visto bueno del Ministerio del Ambiente.

El Amaru cuenta además con un área de cuarentena a donde son llevados los animales silvestres previo a su reinserción, un trabajo sumamente complicado, ya que la mayoría no logra recuperarse física y psicológicamente para ser liberado.

Cañar explica que la mortalidad es de un 20 por ciento y entre los animales silvestres que son víctimas de tráfico ilegal, solo uno de cada 10 sobrevive. En la actualidad Amaru tiene a 1.400 animales silvestres que no pueden ser reintroducidos a su hábitat y que han encontrado en el bioparque un refugio para seguir vivos.

Es el caso de ‘Pepe’, un zorrillo que perdió a su mamá y a su hermano por la mano del hombre y que hoy vive en el Amaru porque nunca aprendió a defenderse por sí solo.

También le pasó a ‘Scar’ y su manada de 21 leones que hace poco fueron trasladados al parque luego de que sus tenedores decidieron deshacerse de ellos, o de una pareja de monos aulladores de cuatro meses de nacidos que se quedaron huérfanos y eran vendidos en una jaula en la Feria Libre por 50 dólares.

El nuevo hospital y el trabajo integral del bioparque no solo permite salvar vidas, sino especies enteras. Por ejemplo, hace una semana llegaron al centro dos monos capuchinos ecuatorianos y un mono araña de cabeza oscura, dos especies en peligro crítico de extinción, que se recuperan en el centro con la intención de repoblar sus hábitats.

El trabajo del Amaru, si bien cuenta con aval gubernamental, no recibe fondos públicos y se autofinancia con visitas al centro, aportes de la empresa privada y fundaciones internacionales, pero según la directora Victoria Arbeláez, “los recursos siempre faltan”.

Es por esto que para incentivar las visitas el Amaru ha organizado colonias vacacionales, promueve visitas nocturnas cada mes y busca el apoyo de la empresa privada y las fundaciones internacionales que apoyen este tipo de iniciativas. “Se trata por todas las vías de salvar vidas”, asegura Cañar. (I)

Ampliación. La clínica del bioparque Amaru busca expandir su centro de hospitalización para ser un centro de referencia. Acogida. El bioparque acoge actualmente a 1.400 animales rescatados que no pueden ser reintroducidos a su hábitat. Rescate. El hospital permitirá curar animales en peligro de extinción y de esa forma salvar especies enteras.   El trabajo del bioparque no cuenta con fondos públicos. El financiamiento proviene de las visitas al sitio y apoyo de privados. 400 animales rescatados al año se reciben en la clínica del bioparque Amaru.

John Machado Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.