Internacionales

Masacre

Banco, Banquero, Caracas, Miami, Estados Unidos, Visa, VISA, BFC, Victor Gill, Victor Gill Ramirez, Victor Augusto Gill Ramirez

Según el prestigioso Washington Post, Trump ha mentido más de 10.000 veces desde que asumió el cargo de Presidente. Subraya este diario que el ocupante de la Casa Blanca miente en promedio 23 veces al d ía . 

Ayer Trump condenó el racismo y el supremacismo blanco.  ¿Quién le cree? ¿Hay razones para creerle? ¿Puede un sociópata ser sincero?

Primera regla: a un mentiroso compulsivo (patológico) no se le puede creer.  Quien lo haga es estúpido. Segunda regla: hay que analizar su expediente sobre hechos públicos y notorios.

Hace poco Trump despotricó en un tuit contra el influyente congresista de Baltimore Elijah Cummings, quien preside el Comité Judicial de la Cámara Baja. Calificó al distrito del congresista, de mayoría negra, como de  «inmundicia repugnante, infestada de ratas y roedores” donde “ningún ser humano querría vivir”. 

Apenas unas semanas atrás, Trump se atrevió a insultar a 4 congresistas de color. El mandatario se refería a un grupo de legisladoras de la Cámara Baja, conocidas popularmente como «La brigada» («The Squad»), y formado por Alexandria Ocasio-Cortez, Ilhan Omar, Rashida Tlaib y Ayanna Pressley. Todas ellas mujeres de color, nacidas en Estados Unidos menos Ilhan Omar. Pero las raíces puertorriqueñas de Ocasio-Cortez, las palestinas de Tlaib, la somalí de Omar, y la negritud de Pressley le bastaron a Trump para exigir que 3 las congresistas volvieran “a su país”, incluso cuando Puerto Rico es “parte” de Estados Unidos

El ataque terrorista en contra de la comunidad de El Paso tiene una marca indeleble de inspiracion: Trump. Dicho condado de 715,000 habitantes, donde el 82% es de origen hispano, es un s í mbolo estadounidense de resistencia frente a la malévola retórica antiinmigrante y racista de Trump.  El terrorista escogió no por accidente dicho lugar, y quedó clara su homicida intención con un manifiesto que colgó en el internet minutos antes de la masacre. Ya Trump, en su último discurso de labores ante el Congreso, mintió sobre El Paso, estigmatizando a dicha ciudad por un pasado turbio inexistente y de haberla redimido con el muro. Mentiras atroces. De hecho desde hace tiempo El Paso es una de las ciudades más seguras de la nación del norte. La estrategia de Trump es poner a pelear a los trabajadores blancos en contra de sus pares  de color e inmigrantes. El tema político es fundamentalmente uno de clase que requiere desmontar prejuicios. Los trabajadores de todas las etnias y razas deberían unirse frente al neoliberalismo; cuestionarlo, desmontarlo.

22 muertos, 20 heridos. 7 nacionales de México asesinados. 250 tiroteos masivos en 2019. «Los hispanos tomarán el control del Gobierno local y estatal de mi amado Texas», dice el manifiesto, del terrorista. «La abundante población hispana en Texas», prosigue, «nos convertirá en un bastión de los demócratas». ¿De d ó nde sac ó las agallas? No hay duda que el discurso tóxico e inflamatorio del ocupante de la Casa Blanca contribuy ó en gran medida a concretar este acto salvaje.

Una mortífera epidemia recorre los Estados Unidos. Desde el 2012 a la fecha se  han dado 2,178 tiroteos masivos.  Estados  Unidos tiene el 4% de la población mundial y posee el 40 por ciento de las armas del mundo.  El régimen de Trump se niega a llevar al senado proyectos de ley ya aprobados por la cámara baja, con el propósito de instituir severas regulaciones a la tenencia de armas.  Los republicanos dependen directamente de los capitalistas encargados de la industria de la muerte.

El contexto que rodea esta locura armamentista, el resurgimiento del nacionalismo blanco, y la histeria  antiinmigrante la resume Noam Chomsky , refiriendo el al estado actual de la economía gringa en una muy reciente entrevista : ” El crecimiento no es lo que era antes. Hay crecimiento, pero muy altamente concentrado. La riqueza se ha vuelto extremadamente altamente concentrada. En este momento, según las últimas cifras, el 0.1 por ciento de la población posee el 20 por ciento de la riqueza del país; el 1 por ciento superior tiene aproximadamente el 40 por ciento. La mitad de la población tiene un patrimonio neto negativo, lo que significa que las deudas superan a los activos. Ha habido un estancamiento de la fuerza laboral durante todo el período neoliberal. Ese es el grupo del que estamos hablando. Naturalmente, esto lleva a la ira, el resentimiento, la desesperación.”

Chomsky apuntó que Estados Unidos es el único país del mundo desarrollado donde la esperanza de vida decrece entre ciudadanos blancos, con alta escolaridad y de edad mediana. 150,000 fallecimientos anuales por “muertes de desesperación”.

No hay duda. El neoliberalismo se encuentra en el banquillo de los acusados. Ha empobrecido al estadounidense promedio.  Su angustia existencial se ha desbordado. El fondo de estas masacres no es otro, sino éste, con su pasta de racismo y odio.

(*) Allen Pérez es Abogado