Política

Revelan millonarias transacciones de Joaquín Ramírez a tres años de investigación

Las millonarias y sospechosas transacciones comerciales del exsecretario de Fuerza Popular ,  Joaquín Ramírez, salieron a la luz a tres años de iniciada la investigación a cargo de la Fiscalía.

De acuerdo con un reportaje de Cuarto Poder, el denunciante Jesús Francisco Vásquez ha informado que Ramírez le contó que la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, le dio 15 millones de dólares para que los lavara. Y él los lavó a través de la adquisición de unos grifos de combustible.

En setiembre de 2016, el fujimorista fue incluido en una investigación por lavado de activos que enfrentaba su tío Fidel Ramírez, el fallecido dueño de la Universidad Alas Peruanas.

En el 2017 se reabrió la investigación a Joaquín Ramírez a cargo del fiscal Wilson Salazar Reque, luego de ser archivada.

Según la Fiscalía, la estructura de la presunta organización crminal dedicada al lavado de activos se encontraría integrada en tres grupos.

El primero, el desaparecido Fidel Ramírez (tío de Joaquín), su esposa y sus tres hijas. El segundo, Joaquín Ramírez, su hermano Osías Ramírez, actual congresista del fujimorismo. El tercero, Keiko Fujimori, Pier Figari y Jaime Yoshiyama.

Tras ser constituida en el 2005, la cadena de grifos denominada Cogeco, en poco tiempo, su capital comenzó a crecer de forma considerable. En el 2007 se le inyectaron 400 mil soles, en el 2008 otros 203 mil soles, en el 2010, otros 433 mil soles y en el 2015, un millón 260 mil soles, cuando en esa época Joaquín Ramírez aparecía como apoderado.

Este con la empresa Cogeco también empieza la adquisición de seis inmuebles por 2 millones y medio de d+olares que para el Ministerio Público representan actos de conversión de lavado de activos.

Alas Peruanas El reportaje también reveló que de acuerdo con la investigación fiscal, Fidel Ramírez y su esposa, hijas y sobrino crearon 31 empresas para convertirse en proveedores de la Universidad Alas Peruanas.

Varias firmas brindaron servicio a la empresa familiar y le cobraron 361 millones de soles entre 2002 y 2017.

Se conoció que los miembros de los órganos sociales de la universidad tenían un conflicto de intereses para celebrar contratos con dicha casa de estudios.