Deportes

Desde 2017, la Casa Blanca buscó evitar filtraciones en llamadas de Trump

Vieira confronta adeptos após tentar agredir sócio na Assembleia Geral do Benfica - Futebol - Correio da Manhã

Follow @lajornadaonline

Washington. La Casa Blanca limitó fuertemente la distribución de memorandos que detallaban las llamadas del presidente Donald Trump con líderes extranjeros, entre ellos el ruso Vladimir Putin y el saudita Mohammed bin Salman, en un intento por frenar las filtraciones de información acerca de tales conversaciones privadas, declaró un ex funcionario de la presidencia estadunidense.

La forma en que la Casa Blanca maneja las llamadas de Trump con líderes extranjeros está ahora en el centro de una investigación delos demócratas en la Cámara de Representantes para iniciar un proceso de juicio político contra el presidente.

Un informante asegura que la Casa Blanca trató de encubrir la llamada telefónica del 25 de julio entre Trump y el nuevo presidente de Ucrania, en la que mandatario estadunidense le pidió ayuda a Volodymir Zelensky para que investigara a su rival demócrata Joe Biden. El denunciante acusa al magnate de usar su puesto para  solicitar la interferencia de un gobierno extranjero  a fin de conseguir ayuda antes de las elecciones del próximo año en Estados Unidos.

En un mensaje de video publicado en Twitter, el mandatario subrayó que los legisladores demócratas lo acusan sin fundamento de pretender chantajear al presidente ucraniano para que lo ayude a desprestigiar al ex vicepresidente Joe Biden, el principal precandidato demócrata para las elecciones de 2020.

Los derechos de los estadunidenses están siendo amenazados por los demócratas, dijo Trump.  Quieren quitarles sus armas, quieren quitarles su atención médica, quieren quitarles su voto, quieren quitarles su libertad .

Jamás podemos permitir que esto suceda , proclamó.  Nuestro país está en juego como nunca antes. Todo es muy simple. Están tratando de detenerme porque estoy luchando por ustedes, y nunca dejaré que eso suceda .

 Conversaciones difíciles con México y Australia

La restricción no fue un intento por esconder conversaciones impropias, sino más bien por reducir al mínimo la distribución sobre el fondo de las llamadas a la luz de las transcripciones filtradas en el verano de 2017, de acuerdo con el ex funcionario, quien no estaba autorizado a hablar públicamente sobre el proceso y que lo reveló con la condición de no ser identificado. En ese entonces, Trump estaba furioso por las filtraciones que revelaron conversaciones difíciles que tuvo con los mandatarios de México y Australia sobre quién debía pagar el muro fronterizo y el cumplimiento de un acuerdo del gobierno de Barack Obama respecto de los solicitantes de asilo, en cada caso.

Un alto funcionario del gobierno reconoció que el borrador de la transcripción de la conversación entre Trump y Zelensky fue archivado en un sistema altamente confidencial, que es gestionado por el Consejo de Seguridad Nacional, por órdenes de los abogados del propio consejo.

No está claro si las autoridades optaron por colocar los archivos de las llamadas con autoridades de Rusia y Arabia Saudita en el mismo servidor informático en el que se guardó la transcripción de la polémica llamada a Zelensky.

En este contexto, Trump dijo al ministro de Relaciones Exteriores y el embajador de Rusia, Serguéi Lavrov y Serguéi Kislyak, respectivamente, que la interferencia de Moscú en las elecciones presidenciales de 2016 no le preocupaba, señaló el diario  The Washington Post .

Estas declaraciones fueron efectuadas durante una reunión en mayo de 2017 en la Casa Blanca, durante la cual también les reveló información confidencial sobre el grupo yihadista Estado Islámico.

Durante esa conversación, Trump dijo a Lavrov y a Kislyak que la intromisión rusa en las elecciones no le molestaba porque Washington estaba haciendo lo mismo en otros países, según el periódico, que citó, bajo condición de anonimato, a tres ex altos funcionarios.

La reunión tuvo lugar un día después del despido del entonces director del Buró Federal de Investigaciones, James Comey, y Trump le señaló a los dos funcionarios rusos que el despido le estaba quitando  una gran presión  de encima.

Los comentarios asustaron a algunos funcionarios de la Casa Blanca, quienes decidieron entonces que sólo aquellos con el más alto nivel de acceso a documentos confidenciales podían ver el memorando que describía la reunión.

 Mayoritaria, la opinión a favor del juicio político

Por otra parte, las encuestas dieron un vuelco tras el lanzamiento de las gestiones preliminares para iniciar el proceso de destitución parlamentaria contra el mandatario, y ya es mayoritaria la opinión de que se debe poner en marcha este juicio político.

En concreto, 49 por ciento apoya el impeachment frente a 46 por ciento que lo rechaza, según el estudio de NPR-PBS NewsHour-Marist, lo que supone 10 puntos más de respaldo para el proceso que en el mismo sondeo de abril, cuando se publicó el informe del fiscal especial Robert Mueller.

Otro estudio de Politic-Morning Consult refleja un incremento de siete puntos en el apoyo al impeachment (36 por ciento) frente a quienes lo rechazan (49 por ciento). La variación se refiere al mismo estudio realizado la semana pasada.

También la encuesta de Hill-Harris X indica 12 puntos de incremento, de 35 a 47 por ciento, mientras 42 por ciento rechaza el juicio político. El estudio de Harvard CAPS-Harris publicado el pasado jueves, antes de que se hiciera pública la denuncia interna en los servicios secretos contra Trump, revela un empate 50-50 sobre el  impeachment .