Internacionales

La defensa de Abel Nazario cuestiona segunda acusación federal

Venezuela, República Dominicana, FVI
Jonas Brothers asumen su madurez

El senador Abel Nazario. ( Luis Alcalá del Olmo ) La segunda acusación federal en contra de Abel Nazario Quiñones se anunció hoy, miércoles, en momentos en que el senador espera en libertad el juicio en su contra por fraude y uso o fabricación de documentos falsos, pautado para el 2 de marzo de 2020.

Relacionados: Rivera Schatz radica una querella ética contra Abel Nazario Abel Nazario se declara no culpable en nuevo caso federal Acusan a Abel Nazario de conspirar con otros empleados para realizar un fraude en el municipio de Yauco Los alegados hechos del nuevo caso ocurrieron entre enero de 2014 y diciembre de 2016, periodo de tiempo que está dentro del espacio que la Fiscalía federal investigó y que dio pie a la primera acusación en septiembre de 2018.

“Es probable que el gobierno lo haya fracturado, el caso, para tener dos oportunidades de morder la manzana “, manifestó María Domínguez, la abogada de Nazario Quiñones en ambos casos.

“Me pregunto por qué se fragmentó la investigación y el caso, porque obviamente entonces expone a nuestro cliente a dos juicios en vez de uno, y podría responder a una estrategia” , sostuvo la licenciada, acompañada de Javier Micheo y Edgar Vega, también abogados del senador.

El ex primer ejecutivo municipal de Yauco salió hoy en libertad bajo su propio reconocimiento, tras ser arrestado en tempranas horas de la mañana en su apartamento en Santurce y comparecer a su vista inicial ante la magistrada Silvia Carreño. Contra él y otros siete acusados descritos como “empleados irregulares” del exalcalde, pesa el cargo de robo o soborno. Todos se declararon no culpables del cargo.

En el primer caso un gran jurado lo acusó de 39 cargos, con lo cual suman ahora 40 los cargos en contra de Nazario Quiñones ante la Corte federal. De acuerdo con la acusación, el descubrimiento sobre los “empleados irregulares” se hizo durante una auditoría rutinaria de la Oficina del Contralor en agosto de 2016, por lo que la defensa legal del legislador levantó bandera sobre las razones que haya tenido la Fiscalía para presentar el caso separado al otro a más de año después de la primera acusación.

“Todo esto lo tenía la Fiscalía desde su investigación inicial”, sostuvo Vega.

“Nosotros seguimos convencidos de la inocencia de nuestro cliente, tenemos una defensa robusta con relación al caso de él (en referencia al primer caso). Hay una orden de mordaza, no puedo hacer expresiones relacionadas a ese caso, pero nos sentimos sumamente confiados en su inocencia y esta segunda acusación de ninguna manera nos intimidada, ni a nosotros, su equipo de defensa, ni al senador” , afirmó Domínguez, por su parte. La abogada dijo que una de las posibles vías de acción es solicitar a la Corte una acusación enmendada, de modo que ambos casos se vean como uno solo.

En el nuevo caso, Nazario Quiñones y los demás acusados enfrentan un máximo de 10 años prisión y hasta tres años de libertad supervisada, y una multa de hasta $250,000.

“Él está muy tranquilo, porque como dice el adagio, el que no tiene hecha no tiene sospecha, y Abel es un hombre honorable, un hombre que sabe que tiene la verdad a su lado, cuenta con el apoyo del pueblo, cuenta con el apoyo de sus familiares y sus amigos”, añadió la abogada.

De acuerdo con la acusación, desde 2014 hasta 2016, los acusados conspiraron y acordaron entre ellos malversar, robar, obtener por fraude o, de otra manera sin autorización, propiedad del Municipio. La acusación no indica cuál es el valor total del presunto robo o soborno por el que fue acusado el grupo.

El propósito de la conspiración supuestamente fue que el exalcalde de Yauco, con la asistencia de los acusados Edwin Torres Gutiérrez (entonces ayudante especial del alcalde) y Claribel Rodríguez Canchani (directora de Recursos Humanos del Municipio), pagara a los acusados Humberto Pagán Sánchez, Kelvin Ortiz Vegarra, Ramón Martes Negrón, Juan Rosario Núñez y Eric Rondón Rodríguez (los presuntos empleados irregulares) de fondos municipales para trabajar en la campaña senatorial de Nazario Quiñones. Otro propósito era que los empleados irregulares brindaran asistencia a las campañas de otros políticos del partido cuyo apoyo era Nazario Quiñones.

Nazario negó esos señalamientos. “Totalmente falso. Siempre he mirado de frente, siempre he dicho la verdad”, expresó en respuesta a El Nuevo Día.

El ex primer ejecutivo municipal fue elegido alcalde de Yauco en el 2000, y continuó en el cargo hasta diciembre de 2016, cuando dio un salto al Capitolio con un escaño de senador por acumulación por el Partido Nuevo Progresista.

“El papel aguanta todo lo que se le escriba, nada se ha probado en contra de Abel. Abel no ha sido condenado de nada y él es un servidor público, esta es su carrera, esta es su vida, servir al pueblo de Puerto Rico”, afirmó Domínguez. “La mera acusación le destruye la vida a una persona que puede ser completamente inocente”, apuntó.