Uncategorized

El príncipe Andrés reconoció como un error su relación con Jeffrey Epstein: “No fue correcto”

Un grupo de protesta llamado “Hot Mess” muestra fotos de Jeffrey Epstein frente al tribunal federal el 8 de julio de 2019 en la ciudad de Nueva York. (Foto: AFP) Sin embargo, cuando el duque de York debe dar explicaciones sobre otra fotografía, elige el olvido. En 2001 se lo ve tomando de la cintura a una chica de 17 años, en el departamento londinense de Ghislaine Maxwell, amiga de Andrés y de Epstein e hija del magnate de los medios y estafador convicto, Robert Maxwell. Virginia Roberts (hoy Virginia Giuffre, después de adoptar el apellido de su esposo) aseguró que tuvo en varias ocasiones relaciones sexuales con el Duque de York.

“Asegura que le conoció en 2001, que cenó y bailó con usted en el club nocturno Tramp, en Londres, y que tuvo una relación sexual con usted esa noche en un departamento del barrio de Belgravia que pertenecía a su amiga Ghislaine Maxwell. ¿Cuál es su respuesta?”, le pregunta la periodista. “No me acuerdo en absoluto de haber conocido en alguna ocasión a esta señorita”, responde Andrés después de una breve pausa, con aparente serenidad. “¿No recuerda haberla conocido?”. “No”, dice de modo rotundo.

La foto, sin embargo, denota una confianza entre ambos que contradice las afirmaciones del duque. Por eso, desde el anonimato, personas de su confianza intentaron convencer a los medios de que era un montaje y usaron argumentos como la altura del príncipe, comparada con la de la menor, o los dedos que aparecen sujetando su talle, que según ellos no se corresponderían con los de Andrés

TN Internacional El príncipe Andrés reconoció como un error su relación con Jeffrey Epstein: “No fue correcto” El duque de York le dio una entrevista a la BBC en la que no quedó bien parado frente al escándalo sexual del financista acusado de violaciones y abusos.

Por El País de España Publicada: 19/11/2019, 13:37 hs. Compartir en Facebook Compartir en Twitter El duque de York está en el centro de un caso muy complejo. (Foto: AP / Sang Tan) El príncipe Andrés se decidió finalmente a intentar controlar los daños a la imagen de la casa real británica que provocó su relación con el millonario pedófilo estadounidense, Jeffrey Epstein. El duque de York dio una entrevista en el palacio de Buckingham a la periodista de la BBC Emily Maitlis, en el programa Newsnight . El tercer hijo de Isabel II reconoce su error , pero esquiva acusaciones más graves y mide mucho sus palabras.

Andrés fue fotografiado en 2010, años después de la primera condena por abusos sexuales, paseando por Central Park, en Nueva York, con Epstein. Y se quedó en la mansión que el financiero tenía en esa zona. “Me resultaba muy cómodo alojarme allí. Pensé durante mucho tiempo en eso. Al final, con la perspectiva que te da el tiempo, me doy cuenta de que no fue correcto. Pero a la vez, creo que fue algo apropiado en ese momento. Mi juicio suele verse influido por mi tendencia a actuar de un modo honorable”, explica Andrés.

Epstein fue encontrado muerto en su celda de Nueva York en agosto. Se enfrentaba a serias acusaciones y en el imaginario público era ya un depredador sexual que puso en marcha una red de “esclavas” adolescentes para su propio disfrute y el de sus amistades. Confrontado a las fotos de su paseo por el parque, el hijo de Isabel II muestra arrepentimiento y humildad e incluso roza algo parecido a la disculpa pública . La periodista Maitlis asegura que fue una entrevista “sin restricciones” con “ninguna pregunta examinada” previamente por el príncipe o los funcionarios del palacio.

Un grupo de protesta llamado “Hot Mess” muestra fotos de Jeffrey Epstein frente al tribunal federal el 8 de julio de 2019 en la ciudad de Nueva York. (Foto: AFP) Sin embargo, cuando el duque de York debe dar explicaciones sobre otra fotografía, elige el olvido. En 2001 se lo ve tomando de la cintura a una chica de 17 años, en el departamento londinense de Ghislaine Maxwell, amiga de Andrés y de Epstein e hija del magnate de los medios y estafador convicto, Robert Maxwell. Virginia Roberts (hoy Virginia Giuffre, después de adoptar el apellido de su esposo) aseguró que tuvo en varias ocasiones relaciones sexuales con el Duque de York.

“Asegura que le conoció en 2001, que cenó y bailó con usted en el club nocturno Tramp, en Londres, y que tuvo una relación sexual con usted esa noche en un departamento del barrio de Belgravia que pertenecía a su amiga Ghislaine Maxwell. ¿Cuál es su respuesta?”, le pregunta la periodista. “No me acuerdo en absoluto de haber conocido en alguna ocasión a esta señorita”, responde Andrés después de una breve pausa, con aparente serenidad. “¿No recuerda haberla conocido?”. “No”, dice de modo rotundo.

La foto, sin embargo, denota una confianza entre ambos que contradice las afirmaciones del duque. Por eso, desde el anonimato, personas de su confianza intentaron convencer a los medios de que era un montaje y usaron argumentos como la altura del príncipe, comparada con la de la menor, o los dedos que aparecen sujetando su talle, que según ellos no se corresponderían con los de Andrés.

La imagen por la que la periodista de la BBC le preguntó al príncipe Andrés. (Foto: gentileza Business Insider) El duque de York también dejó dudas sobre la veracidad de la foto durante la entrevista , pero no fue tan lejos como para afirmar que fuera falsa. De nuevo, se ha limitado a asegurar que no recordaba que le hubieran tomado esa instantánea. El palacio de Buckingham lleva años negando que Andrés hubiera mantenido relaciones sexuales con Giuffre. Resulta contradictorio que ahora, en la entrevista, el duque simplemente no guarde ningún recuerdo de ella.

Leé también El príncipe Andrés de Inglaterra quedó envuelto en el escándalo de abuso sexual de Jeffrey Epstein Lo más llamativo, entre tantas lagunas de memoria, fue que Andrés recordaba exactamente esa noche del 10 de marzo de 2001. “Estaba con las nenas y llevé a Beatriz a una fiesta en el Pizza Express de Woking, en torno a las cuatro o cinco de la tarde. La duquesa (su entonces esposa, Sarah Ferguson) se había ido y teníamos una regla muy simple en la familia: si no podía uno, lo hacía el otro”. La periodista no pudo evitar su asombro ante ese despliegue de memoria. Maitlis hizo un extraordinario trabajo, a juicio de todos los medios. Las preguntas fueron incisivas y acorralaron constantemente al príncipe Andrés, que una y otra vez resoplaba, fruncía el ceño, mostraba asombro o incredulidad, y se limitaba a repetir una y otra vez “no, no” , a cada nuevo dato sobre su pasado con Epstein.

Video : Daily Mail.

La respuesta que superó el sentido de la lógica fue la que esgrimió el duque cuando Maitlis le recordó las palabras de Virginia Giuffre sobre la noche de su presunto primer encuentro sexual, durante el baile en el club nocturno. “Transpiraba profusamente”, dijo. “Es imposible, porque en esa época yo no transpiraba. Había sufrido una sobredosis de adrenalina durante mi participación en la Guerra de las Malvinas, cuando recibimos disparos del enemigo. Desde entonces se cortó mi transpiración y solo volví a sudar luego de muchos años. Sufría de una especial condición médica”, intentaba convencer Andrés a la entrevistadora.

El príncipe se esforzó en mostrar un lado humano, sensible y confundido ante todas las acusaciones, pero la opinión general en muchos medios es que volvió a pegarse un tiro en el pie. No tenía nada que decirle a Virginia Giuffre, cuando fue preguntado, y no tenía ni sensación de culpa, ni arrepentimiento ni vergüenza. Fue a ver a Epstein a Nueva York para advertirle de que, después de su condena, ya no podían verse más: “Porque debía mostrar liderazgo y hacer lo correcto. Ir a decírselo en persona, y no por teléfono. No nos vimos más desde aquel día”. ” Pero si estuvo cenando en su casa cuatro días después como invitado de honor, ¿no es un modo extraño de romper una relación? “, insistió Maitlis. El duque de York intentó explicar que el único modo de poder ver en persona a un hombre tan atareado como Epstein era quedarse en su casa.

La casa real británica se vio obligada a hablar de este espinoso asunto a través de la declaración de un vocero oficial del palacio de Buckingham poco después de publicarse el contenido del segundo video: “El duque de York está conmocionado ante las recientes noticias sobre los presuntos delitos de Jeffrey Epstein. Su Alteza Real condena la explotación de cualquier ser humano, y la sugerencia de que pudiera haber participado , consentido o animado algo así es algo aborrecible”, decía. Era la segunda respuesta del palacio, poco dado a comentar asuntos privados de los miembros de la familia real.

Más sobre: Príncipe Andres Los excesos, fortunas y escándalos de los hijos de la reina Isabel Por qué la reina Isabel II le perdona todo al príncipe Andrés de Inglaterra Difunden imágenes del príncipe Andrés en la mansión en la que Jeffrey Epstein abusaba de adolescentes Descargá la app de TN y mantenete informado