Política

Luis Almagro, «el perejil de feria que cotiza en Washington DC»

Colombia, España, Madrid, Argentina, Buenos Aires
Tal día como hoy nace el beisbolista Oswaldo Guillén

En estos días se dio a conocer una de las primeras decisiones del próximo gobierno coaligado en materia de relaciones exteriores: apoyo a la reelección de Luis Almagro como secretario de la OEA. Si bien el tema será analizado en marzo en el organismo internacional no pasó inadvertida «la contemporaneidad entre el llamado del Secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo al presidente electo Luis Lacalle Pou, y el anuncio de este apoyando la resolución que impulsa Estados Unidos»

En estos días se dio a conocer una de las primeras decisiones del próximo gobierno coaligado en materia de relaciones exteriores: apoyo a la reelección de Luis Almagro como secretario de la OEA. Si bien el tema será analizado en marzo en el organismo internacional no pasó inadvertida «la contemporaneidad entre el llamado del Secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo al presidente electo Luis Lacalle Pou, y el anuncio de este apoyando la resolución que impulsa Estados Unidos».

Desde Rumbo de Izquierda, se expresó el licenciado especializado en temas internacionales, Richard Silva, que mostró su sorpresa por lo lejos que quedaron las continuas manifestaciones de referentes del Partido Nacional condenando diversas acciones y resoluciones de Almagro cuando era canciller en el gobierno del Frente Amplio.

«Más lejos está aún la participación del hoy Secretario de la OEA en congresos de sectores frenteamplistas con boina «calada al estilo del Che» con el respectivo pin alusivo al revolucionario heroico», expresó el dirigente, quien recordó que Almagro fue elegido secretario de la OEA al poco tiempo de terminar su nombramiento como canciller del Uruguay y siendo senador electo del Frente Amplio.

«Almagro dejó por el camino lo más importante para su cargo: ecuanimidad y neutralidad. El Secretario General se ha apartado sistemáticamente de la naturaleza y propósitos de la Carta de la OEA que en particular en su artículo segundo incisos a y b señala: afianzar la paz y seguridad del continente, y promover y consolidar la democracia representativa dentro del respeto al principio de no intervención»

Silva hizo hincapié en que el Partido Nacional interpeló varias veces a Luis Almagro mientras este estuvo al frente del Ministerio de RRII, y pidió en incontables ocasiones la renuncia del mismo, «sus líderes lo trataron de mentiroso y expresaron que la política exterior de Almagro daba vergüenza».

En días previos a una de esas interpelaciones existió un cruce entre el canciller y el interpelante, el entonces senador Abreu. «El que está regalado como perejil de feria en esta interpelación es el senador Abreu, completamente inconsistente y sin fundamento» advertía el Canciller; por su parte el interpelante retrucaba: «será en la interpelación cuando se vean las responsabilidades y veremos quién queda como perejil».

«El perejil creció, fue abonado en el edificio Harry S Truman – sede de Cancilleria norteamericana – tal vez como el cuento ya a esta altura creció tanto que haga sombra. Seguirá siendo perejil. Esa es la primera apuesta del presidente electo en política exterior: el perejil de feria. Preocupan los fundamentos de la misma – solicitud de Mike Pompeo – sin embargo más preocupante aún para la región son las políticas intervencionistas que Almagro está dispuesto a evaluar, planificar y ejecutar a la sombra de los dislates de Trump y su política exterior», remarcó.