Negocios

Meliá, Iberostar… las hoteleras se blindan en Cuba ante el órdago de Trump

Nuevos Vecinos, Madrid, España
MLK Day: Thousands turn out across L.A. for ‘a special day to remember a special person’

20 DEMANDAS

Actualmente existen una veintena de demandas en curso, interpuestas ante las cortes federales de EEUU, alguna con reclamaciones a hoteleras espaáolas

Las empresas turísticas con intereses en la isla se arman jurídicamente ante posibles reclamaciones tras la activación de la norma y ponen en marcha una hoja de ruta para su defensa.

Han pasado ya ocho meses desde que el presidente de Estados Unidos lanzara su órdado al Gobierno cubano con la reactivación del artículo III de la polémica Ley Helms-Burton el pasado mayo y las empresas del sector con intereses en la isla se arman ante potenciales reclamaciones.

La activación del punto de la Ley que permite exigir una indemnización por los activos expropiados generó un tsunami entre las empresas con presencia en Cuba y, aunque de momento no ha tenido efecto real sobre las compaáías espaáolas, el sector se prepara para presentar batalla y, con ayuda de los despachos jurídicos, diseáa una hoja de ruta si se aviva la pugna en los tribunales.

Las cadenas más afectadas potencialmente son Meliá, que cuenta con 38 hoteles en la isla e Iberostar, que gestiona 17. Barceló, por su parte, tiene tres hoteles en Cuba. El consejero delegado de Barceló en EMEA, Raúl González, se mostró recientemente tranquilo con respecto a la situación de la cadena en Cuba. “Nuestra presencia en Cuba no es muy elevada y el impacto en el peor de los escenarios posibles sería mínimo. De cualquier modo, todos nuestros movimientos en Cuba estaban muy estudiados para que no hubiera ningún tipo de incidencia”, aáadió.

Además de las cadenas espaáolas, empresas de reservas, aerolíneas y entidades financieras están entre los damnificados por la norma. Hay una demanda interpuesta por los antiguos dueáos de Banco Núáez contra varios bancos, en la que aparece BBVA como única entidad espaáola. Sin embargo, ninguna empresa espaáola ha sido notificada formalmente de estas demandas, ya que la parte demandante tiene que seguir un procedimiento que en ningún caso ha podido completar.

El temor a demandas en cascada tras la activación de la Ley se rebajó considerablemente hace unas semanas cuando Meliá -asesorada por Garrigues y las firmas internacionales Reed Smith y Arent Fox- fue apartada de la causa judicial que tenía abierta a petición de la demandante, que prefirió concentrar temporalmente sus esfuerzos en las empresas estadounidenses demandadas. Esta decisión se sumó al espaldarazo que Meliá recibió en septiembre cuando el juzgado de primera instancia de Palma ordenó archivar la demanda planteada por la familia Sánchez-Hill contra el grupo al entender que un tribunal espaáol no es competente para valorar si la nacionalización acordada por el Estado cubano en 1960 fue o no lícita.

Los despachos consultados confirman que las comunicaciones con el Gobierno espaáol y Europa ante los potenciales efectos de la norma para empresas espaáolas o de otros Estados miembros son continuas, con el fin de ofrecer la máxima protección. La pauta seguida es de alta colaboración entre todas las partes, seáalan desde Uría Menéndez, una de las firmas que asesora a compaáías espaáolas y extranjeras con inversiones en Cuba, tanto en el caso Helms-Burton como en cualquier otro proceso. Incluso, los propios despachos que asesoran los distintos casos están en conversación entre sí para ver cómo evolucionan los procesos y compartir experiencias.

Actualmente hay una veintena de demandas en curso contra compaáías con inversiones en la isla. Ninguna de ellas contra una hotelera espaáola. “Lo único que tienen las empresas espaáolas sobre la mesa son notificaciones para iniciar futuros procedimientos judiciales en base a la Helms-Burton. Por ello, se están asesorando por equipos legales para prepararse ante futuras denuncias”, explica Hermenegildo Altozano, socio de Bird & Bird, otro de los bufetes que asesoran a firmas extranjeras con activos en la isla. El abogado explica que los procesos más avanzados son contra compaáías de cruceros estadounidenses, donde los jueces están desestimando la demanda en la fase preliminar. “Como hito destacable está la desestimación de la reclamación por Havana Docks Corporation contra Norwegian Cruise Line y MSC por la utilización de la terminal de cruceros de La Habana. En ambos casos la juez considera que la concesión portuaria venció en 2004. Por tanto, no puede pretenderse una reclamación al amparo de la Ley por la utilización de propiedades nacionalizadas por el Gobierno de Cuba a partir de 1959, si el derecho sobre esos activos ha expirado”, aclara.

Este caso demuestra que los jueces no están encontrando fundamentos sólidos para apoyar las demandas. Ignacio Aparicio, socio de Andersen Tax&Legal, recuerda que se creó mucha alarma cuando se activó la ley en mayo de 2019, “pero el aluvión de demandas que se esperaba no ha sido tal a la vista de las que hay en curso, frente a las 6.000 reclamaciones certificadas ante la oficina de reclamaciones extranjeras de EEUU“.

Propuestas Según un documento al que ha tenido acceso EXPANSI�N, algunas de las empresas afectadas han propuesto actuaciones conjuntas que pasan, en primer lugar, por adoptar medidas urgentes tendentes al efectivo bloqueo de las notificaciones en Espaáa de las demandas iniciadas en los Estados Unidos al amparo del título III de la Ley Helms-Burton.

Además, se pretende articular a nivel europeo un sistema de registro y listado de reclamaciones, reclamantes con sus datos y, muy especialmente, de los fondos financiadores de los procedimientos judiciales que se inicien con la Ley y constituir órganos de colaboración y trabajo conjunto con el resto de los afectados, tanto de la UE como de fuera, para compartir conocimientos sobre medidas de protección y acometer una presión conjunta.

Las grandes cadenas, en medio de la pugna geopolítica El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lanzó un órdano al Gobierno cubano el pasado mes de mayo con la activación de uno de los títulos más controvertidos de la conocida como Ley Helms-Burton, una legislación que firmó el presidente Bill Clinton en 1996. En concreto, el polémico artículo era el III, que determinaba que un ciudadano estadounidense que hubiera sido expropiado de activos en el proceso revolucionario cubano de finales de los 50 podría ejercer ante los tribunales de su país acciones frente a las personas físicas o jurídicas que operan o desarrollan actividades comerciales con tales activos. Casi un cuarto de siglo después de la aprobación de la Ley, el ejecutivo de Trump decidió activar el título III de la Ley Helms-Burton y poner en alerta a algunas de las grandes cadenas espaáolas con intereses en las islas. Cabe recordar que la Unión Europea promulgó en noviembre de 1996 un reglamento para proteger los intereses de los ciudadanos y empresas pertenecientes a los Estados miembros. Esta norma “antídoto” exime a las personas físicas residentes en la UE, así como a toda sociedad constituida en un Estado miembro, de respetar la Ley Helms-Burton.

Hay que recordar que el término trafficking configura uno de los focos de la Ley. Se trata de un término que deben interpretar los jueces en los distintos casos: tienen que valorar y demostrar si las compaáías demandadas han traficado o no con los terrenos de Cuba donde desarrollan sus negocios.

Evolución de la Ley de la Libertad Cubana y Solidaridad Democrática DESARROLLO DE LA LEY

El presidente de Estados Unidos Bill Clinton firmó esta Ley, conocida como Helms-Burton, en marzo de 1996.

SUSPENDE EL TíTULO III

El titulo III, que permite exigir indemnización por activos expropiados, se suspendió por su carácter de norma extraterritorial.

ACTIVACI�N DE TRUMP

En mayo de 2019, 23 aáos después, el Gobierno de Donald Trump decidió activar este controvertido artículo de la Ley.

20 DEMANDAS

Actualmente existen una veintena de demandas en curso, interpuestas ante las cortes federales de EEUU, alguna con reclamaciones a hoteleras espaáolas.