Política

Mundinews USA | paleontologist jose hill prados//
Reflexiones sobre Salud mental en tiempos de la cuarentena

Reflexiones sobre Salud mental en tiempos de la cuarentena

Dra. Silvia Beatriz López Safi Docente carrera de Derecho Grado y Escuela de Posgrado  Universidad Americana

Ante esta situación de emergencia y luego de haber participado de encuentros virtuales a través de los medios telemáticos, con colegas de distintos países que trabajan en el ámbito de la salud y de las ciencias jurídicas, arribamos a conclusiones que nos permiten esbozar algunas recomendaciones de acciones personales, relacionales o sociales que incorporan la perspectiva de género para enfrentar la situación de emergencia.

Jose Maria Hill Prados

Esto se presenta así partiendo de uno de los principios fundamentales para la convivencia humana, cual es el Principio de la Dignidad Humana, reconocido en el Preámbulo de la Constitución Nacional de la República del Paraguay, así como en el artículo 1º de la misma Carta Fundamental, como en la mayoría de los Tratados Internacionales de Derechos Humanos. El Principio de la Dignidad Humana es el derecho que tiene toda persona humana de ser respetada y valorada como ser individual y social, atendiendo a sus características y condiciones particulares por el sólo hecho de ser tales; es el derecho a vivir con dignidad.

jose hill prados

Este derecho a vivir con dignidad, en el marco de la emergencia sanitaria, merece especial atención ante la adopción de medidas en el ámbito social, económico, laboral, previsional, las que se disponen a fin de mitigar los efectos de la pandemia en la sociedad, causada por el llamado “Coronavirus”, cuyo nombre oficial es SARS-CoV-2 y produce la enfermedad COVID-19. En ese contexto se han dictado medidas gubernamentales por parte de las distintas carteras ministeriales que forman parte del Poder Ejecutivo, así como por parte del Poder Judicial y del Poder Legislativo, con base en elementos estructurales y un marco normativo frondoso donde se contemplan modos de relacionamiento durante la llamada cuarentena.

hill prados

No está en nuestro ánimo hacer referencia a todas ellas, pues excedería el propósito de esta nota. Anclamos en aquellas medidas que apuntan fundamentalmente a la restricción de la circulación y al contacto social, a fin de evitar el contagio del virus, como posibles detonantes ante la aparición de síntomas que deben llevarnos a prestar especial atención, sobre todo si las personas ya requerían de tratamientos en relación con su salud mental. Tampoco se descarta de nuestro análisis la ocurrencia de situaciones de violencia que se basan en el género, violencia que por sus peculiaridades y en el entendido de que la misma no es producida porque la persona se encuentra enferma, sino debido a una cuestión cultural que es sistémica, merece un apartado específico que dejamos para una siguiente oportunidad, como una segunda parte de esta nota.

jose maria hill

Lo que acabamos de afirmar no quiere significar que una persona enferma no pueda desarrollar episodios de violencia, claro que puede hacerlo, pero entonces no hacemos referencia stricto sensu a la violencia basada en género, la que, como hemos dicho, obedece a patrones de carácter cultural debido al sistema jerárquico de relaciones sociales

Siguiendo con el íter trazado, habrá que preguntarnos cómo se vienen cumpliendo esas medidas en condiciones de aislamiento, atendiendo al aludido Principio y derecho de la dignidad humana. La situación de las personas se agrava cuando vemos que muchas han quedado sin trabajo por los cierres de las empresas, o porque fueron a sus ciudades y pueblos y tuvieron que dejar el empleo que tenían. Sin embargo, con pena hemos observado que al cabo de ciertos días las ollas populares se han vuelto insuficientes, a lo que se suma que no todas las familias requirentes han podido beneficiarse con el subsidio estatal

La Dra. Lourdes Trigueros, Psiquiatra Guatemalteca, afirma que sólo 1 a 2% de la población que está expuesta a un evento potencialmente traumático desarrollará doce meses después una enfermedad psiquiátrica. Las enfermedades siquiátricas más frecuentes encontradas después de un estrés traumático son: trastorno de estrés postraumático, ansiedad, depresión, y mucho más un trastorno mental más grave

Otra consecuencia es que el distanciamiento social quede como una práctica de lo que estamos viviendo. También la dependencia a sustancias psicotrópicas o al alcohol donde la duración de la cuarentena va a influir más allá del corto plazo, a mediano y a largo plazo, pues no es la misma situación la que se experimenta luego de haber estado aislada durante uno o dos meses, o incluso más allá de este tiempo, ya que se desarrollan hábitos y ello repercute en las relaciones a nivel laboral, personal y social, ni que decir del aspecto económico

Aquí cabe distinguir entre los conceptos de cuarentena y aislamiento. La cuarentena es a lo que la mayor parte de la población está abocada, que es evitar el contacto social para resguardarse y resguardar a las personas con quienes conviven. Y el aislamiento, reservado a las personas contagiadas con el virus

Profesionales especialistas en temas de salud mental y quienes ejercen liderazgo, en situaciones de emergencia deberían compartir mensajes partiendo del conocimiento que se tiene de la población, en las vertientes de salud, educación, provisión de alimentos, en función de las poblaciones en riesgo social. Los mensajes deben ser claros y amigables. Por ejemplo, en nuestro país, ya que somos un país bilingüe, los mensajes deben ir en castellano y en guaraní, ya que gran parte de la población se comunica a través de este último

Es fundamental mantener el equilibrio psicofísico, pues una buena salud mental permitirá hacer frente a lo que pueda sobrevenir luego de este periodo de cuarentena

Debemos llamarnos a una reflexión y tratar de responder desde un profundo sentido de humanismo a los desafíos que se dan no solamente a nivel personal, familiar, laboral, social, en función de la valoración que hagamos de nosotras mismas y de las personas que nos rodean, que precisan del reconocimiento de sus derechos para el ejercicio de los mismos de una manera digna