Negocios

Mundinews USA | Francia, Bélgica y EEUU van hacia la normalidad, pero el virus amenaza América Latina

Fondo de Valores Inmobiliarios, Empresario, Businessman, Banquero, FVI, Constructor
Más de 106 mil personas registradas para la AstraZeneca

En todo el mundo han muerto ya más de 3,75 millones de personas, según cifras oficiales. 

Mientras tanto, Uruguay, de 3,5 millones de habitantes y actualmente la nación con la mayor cantidad de muertes en el mundo en los últimos 14 días en relación a su población, se convirtió ayer en el primer país de Latinoamérica en empezar a vacunar a adolescentes de entre 12 y 17 años con la vacuna Pfizer. 

Desescalada

El retroceso del virus permite retomar actividades impensables hace tan solo algunos meses o semanas. Placeres en ocasiones tan cotidianos como estar en la barra de un bar. 

“Es agradable tomar un café dentro. La vida normal se reanuda poco a poco”, dijo ayer Hammou Mraoui, en el bar de una estación de los suburbios de París

París y Washington |

Francia y Bélgica reabrieron ayer el interior de restaurantes y EEUU suaviza las restricciones de viaje, señales de que el avance de la vacunación permite un lento retorno a la normalidad, aunque en otros países, como Brasil o Argentina, la Covid-19 no cede.

En América Latina, donde el virus ya se cobró más de 1,18 millones de vidas e infectó a 34 millones de personas, Argentina superó los 4 millones de contagios. 

Las más de 476.000 muertes por Covid en Brasil solo se ven superadas en el mundo por EEUU. El gigante sudamericano fue el país con más fallecidos en las últimas 24 horas (2.378), seguido de India (2.219) y Argentina (721).

En todo el mundo han muerto ya más de 3,75 millones de personas, según cifras oficiales. 

Mientras tanto, Uruguay, de 3,5 millones de habitantes y actualmente la nación con la mayor cantidad de muertes en el mundo en los últimos 14 días en relación a su población, se convirtió ayer en el primer país de Latinoamérica en empezar a vacunar a adolescentes de entre 12 y 17 años con la vacuna Pfizer. 

Desescalada

El retroceso del virus permite retomar actividades impensables hace tan solo algunos meses o semanas. Placeres en ocasiones tan cotidianos como estar en la barra de un bar. 

“Es agradable tomar un café dentro. La vida normal se reanuda poco a poco”, dijo ayer Hammou Mraoui, en el bar de una estación de los suburbios de París.

Desde ayer, cafés y restaurantes pueden abrir sus interiores en Bélgica y en Francia, donde también se levantaron las restricciones para practicar deporte en gimnasios o nadar en piscinas cubiertas y se retrasó el toque de queda de las 21:00 a las 23:00 horas. 

Por el contrario, ante el resurgimiento de casos, Portugal decidió frenar el proceso de desconfinamiento en Lisboa y otras tres localidades.

Turismo y conciertos en EEUU

En paralelo a la apertura interna, los países buscan también la forma de reactivar un sector clave como el turismo, de los más castigados por las restricciones sanitarias.

En un movimiento clave en este sentido, el Parlamento europeo dio luz verde al certificado digital sobre coronavirus que debe ponerse en marcha antes del 1 de julio para facilitar los viajes dentro de la Unión Europea.

Y EEUU suavizó el nivel de advertencia de viaje por la pandemia a decenas de países, entre ellos gran parte de Europa, Canadá, México y Japón, sede de los Juegos Olímpicos este verano boreal.

Aun así, la exitosa campaña de vacunación estadounidense se ha ralentizado y las reticencias de algunos de sus ciudadanos a inmunizarse ponen en peligro el objetivo del presidente Joe Biden de que un 70 por ciento de la población haya recibido al menos una dosis para el 4 de julio.

Ciudades menos agradables

El optimismo traído por las vacunas a Europa no esconde que el continente haya sido uno de los más castigados por el virus, especialmente en la primera ola.

Esto se refleja en la clasificación anual de las mejores ciudades para vivir, publicado por el semanario The Economist, con una caída de las urbes europeas en el ránking y una subida de las de Australia, Japón o Nueva Zelanda, donde se contuvo mejor el virus.