Uncategorized

Revelan detalles sobre las fallas de seguridad en el ataque al Capitolio

Relatos del informe «El informe no intentó examinar los orígenes y el desarrollo de los grupos o individuos que participaron en el ataque al Capitolio», afirmó un asesor a CNN

El documento también concluyó que la principal unidad de inteligencia de la Policía del Capitolio (USCP, por sus siglas en inglés) «era consciente del potencial de violencia en los días y semanas previos al 6 de enero»

Un nuevo informe del Senado estadounidense revela detalles hasta ahora desconocidos sobre sobre los sorprendentes fallos de seguridad que precedieron al atentado del 6 de enero en el Capitolio de EE.UU.

Lea también:  La Cámara Baja de EE. UU. suspende la sesión de este jueves ante un nueva alerta de asalto al Capitolio

El informe añade un énfasis de autoridad a las pruebas anteriores de que hubo fallos masivos de inteligencia, errores de comunicación críticos y advertencias ignoradas, que finalmente condujeron a la caótica respuesta de ese día.

Entre los fallos se encuentra la incapacidad de los funcionarios de inteligencia para relacionar un remolino de conversaciones preocupantes en Internet que condujeron a los disturbios y la confianza depositada en el uso de mítines anteriores de Trump, no violentos, en la planificación de la seguridad.

También hay varias omisiones flagrantes en el informe, incluyendo cualquier examen del papel de Donald Trump en los disturbios, lo que plantea preguntas sobre si los legisladores, en su búsqueda de bipartidismo, expusieron los límites de un Congreso dividido e incapaz de ponerse de acuerdo sobre ciertas verdades, en particular las relacionadas con las acciones del expresidente.

Relatos del informe «El informe no intentó examinar los orígenes y el desarrollo de los grupos o individuos que participaron en el ataque al Capitolio», afirmó un asesor a CNN.

Sin embargo, los investigadores del Congreso examinaron «miles de documentos», recibieron declaraciones escritas de 50 policías que defendieron el Capitolio y obtuvieron el testimonio de una amplia gama de funcionarios actuales y antiguos que desempeñaron un papel en los preparativos de seguridad y la respuesta.

Los partidarios de Trump publicaron muchas amenazas violentas y afirmaciones peligrosas en Internet en el período previo al 6 de enero. El informe dice que éstas se encontraron en «tableros de mensajes, medios sociales, memes o hashtags». Pero los funcionarios de inteligencia tuvieron dificultades para interpretar las advertencias sobre esas publicaciones y para diferenciar entre el discurso político protegido y las amenazas reales.

Los asesores dijeron que la investigación del Senado descubrió nueva información sobre el alcance de la comunicación previa entre los agitadores, incluido un aumento del tráfico en un sitio web sobre los túneles de Washington.

El papel de la inteligencia estadounidense en los ataques Los asesores fueron presionados sobre por qué, a pesar de las crecientes pruebas de que había planes para atacar el Capitolio, las fuerzas del orden parecían basarse en las marchas anteriores de MAGA («Make America Great Again»), que seguían siendo en gran medida no violentas. Los ayudantes dijeron que la inteligencia de las fuerzas del orden se centró en los enfrentamientos entre grupos más que en la violencia hacia un edificio.

El documento también concluyó que la principal unidad de inteligencia de la Policía del Capitolio (USCP, por sus siglas en inglés) «era consciente del potencial de violencia en los días y semanas previos al 6 de enero». La investigación determinó que la operación de inteligencia «descentralizada» de la USCP significó que algunas personas vieron estas advertencias mientras que otros policías quedaron al margen.

En un comunicado, la Policía del Capitolio dijo que la inteligencia reflejaba una «gran manifestación que atraía a varios grupos, incluidos algunos que alentaban la violencia».

Sin embargo, la agencia añadió: «Lo que no sabía, como ha señalado la jefa en funciones Pittman, era que la manifestación a gran escala se convertiría en un ataque a gran escala contra el edificio del Capitolio, ya que no había información de inteligencia específica y creíble sobre dicho ataque», en referencia a la jefa en funciones de la Policía del Capitolio, Yogananda Pittman.

Las fuentes externas del documento «Ni la USCP, ni el FBI, ni el Servicio Secreto de Estados Unidos, ni la Policía Metropolitana, ni nuestros otros colaboradores en las fuerzas del orden sabían que miles de alborotadores planeaban atacar el Capitolio de Estados Unidos», añadió la agencia. «La inteligencia conocida simplemente no apoyaba esa conclusión».

Los asesores del Senado dijeron que la información del informe se extrajo de diversas fuentes: audiencias públicas, comunicaciones privadas y cinco entrevistas transcritas, entre ellas la del exsecretario de Defensa en funciones, Chris Miller, y Pittman.