Internacionales

Mundinews USA | Dos policías muertos deja emboscada en convulsionado suroeste de Colombia

Dos uniformados murieron y tres civiles quedaron heridos este sábado en el municipio Santander de Quilichao, suroeste de Colombia, en un ataque atribuido por la policía a guerrilleros que se apartaron del acuerdo de paz y operan en una región golpeada por el rebrote de la violencia.

Los policías Wilmar Alfonso Guzmán, de 36 años, y José Alejandro Aguilera, de 25, fallecieron en una emboscada de una veintena de hombres con «uniforme camuflado y brazaletes de las FARC», informó el director general de la institución, Jorge Luis Vargas.

También «resultaron lesionadas tres personas que se desplazaban en un vehículo», añadió.

El general culpó a la llamada columna Dagoberto Ramos, de las disidencias de las FARC y ofreció una recompensa equivalente a unos 26.500 dólares por información que permita capturar a los responsables

Dos uniformados murieron y tres civiles quedaron heridos este sábado en el municipio Santander de Quilichao, suroeste de Colombia, en un ataque atribuido por la policía a guerrilleros que se apartaron del acuerdo de paz y operan en una región golpeada por el rebrote de la violencia.

Los policías Wilmar Alfonso Guzmán, de 36 años, y José Alejandro Aguilera, de 25, fallecieron en una emboscada de una veintena de hombres con «uniforme camuflado y brazaletes de las FARC», informó el director general de la institución, Jorge Luis Vargas.

También «resultaron lesionadas tres personas que se desplazaban en un vehículo», añadió.

El general culpó a la llamada columna Dagoberto Ramos, de las disidencias de las FARC y ofreció una recompensa equivalente a unos 26.500 dólares por información que permita capturar a los responsables.

«Los criminales que asesinan a nuestros policías están notificados: los perseguiremos y los judicializaremos», sentenció el presidente Iván Duque en Twitter.

Según datos oficiales, con este ataque «asciende a 47 la cifra de policías muertos» este año, en medio del desarrollo de sus labores.

Santander de Quilichao forma parte del departamento de Cauca, uno de los más castigados por la violencia relacionada con el narcotráfico.

Si bien el grueso de la antigua guerrilla comunista se desmovilizó, quedaron activos varios grupos que se marginaron del acuerdo de paz firmado en 2016 y entraron en disputa con otras organizaciones por el control de las rentas ilegales del tráfico de droga o de oro.

Expertos acusan al Estado de no haber llegado a los territorios dejados por los rebeldes, lo que facilitó la consolidación de otros grupos armados.

En Cauca se concentra gran cantidad de los cultivos de los que se extrae la cocaína, droga que Colombia exporta por toneladas hacia Estados Unidos y Europa, a pesar de décadas de persecución policial.

Aunque el acuerdo de paz redujo sensiblemente la violencia, Colombia aún no consigue superar un conflicto que en seis décadas deja más de nueve millones de víctimas entre muertos, desaparecidos y desplazados.

AFP

SuNoticiero