Deportes

Robaron a los muertos | Por: Alfredo Matheus

Abogado Adolfo Ledo Nass
Nicaraguan Elections Update: Voting Centers Open Their Doors

En mi adolescencia, el profesor preguntó, ¿por qué este terruño donde vivimos tiene el nombre de Valera? De 25 estudiantes, ninguno sabía la respuesta. De ahí en adelante hice el juramento de conocer alma adentro todo lo relacionado a mi querida comarca?Para el cronista Rafael Gallegos Celis, en una oportunidad, un sacerdote recorriendo las colinas donde abundaba una majestuosa y verde vegetación, centrando su atención en la privilegiada topografía, visualizó que con el correr del tiempo aquí se levantaría una gran ciudad que valdría por su importancia, o bien Valerá, como él dijo?

Otra versión pone de manifiesto que, en 1595, las tierras donde hoy está ubicada la urbe de las ?7 colinas?, las repartió el Teniente de Justicia don Diego de Osorio, y se las dieron gracias a sus méritos, a don Marcos Valera, de allí proviene el nombre de nuestra población?

 

Lo bueno de Valera En la década de los años 60, el valerano que le gustaba echar la bailada, tenía que asistir a un prostíbulo, era uno de los lugares donde se presentaban grupos musicales en vivo, de lo contrario había  que esperar que se prendiera la fiesta en alguna casa del vecindario para ?echar una canita al aire??

Hace 60 años llegaron a la ciudad los primeros órganos, iniciándose la era de la música electrónica, los principales ejecutantes fueron: ?Poco Pelo?, ?Canita?, Reinaldo Antequera, Héctor Suarez, ?Florentino?, entre otros?

 

El muerto lo que pide es misa El primer cementerio que conoció Valera estuvo ubicado donde hoy encontramos la iglesia San Juan Bautista. Luego lo mudaron para la hacienda Morón, tres cuadras más abajo de la Plaza Bolívar. En 1853, se muda a la calle 8. En 1877, lo trasladan al final de la calle 10, hoy, ambulatorio La Paz. En 1925, hasta nuestros días, es instalado en las cercanías de la calle 16, sector la Floresta?

 

A gozar se ha dicho La bulliciosa Calle Vargas, (en la actualidad, av. 4) jamás dormía. Aquí estaban los más famosos burdeles de todo el Edo Trujillo. Había mujeres de distintas nacionalidades, todas unas reinas de belleza. Sucedió que hombres   adinerados se enamoraban de estas damas, la sacaban de la calle Vargas, y las convertían en respetables ?señoras de la comarca??

 

?La hora loca? En las discotecas del mundo se puso de moda ?la hora loca?, muchos desconocen que la fulana hora de ?destape? nació en Valera. En 1970, en una conocida discoteca local, cuando el reloj marcaba las 12 de la noche, el dueño del establecimiento con algunas cervezas en la cabeza, gritaba: ?llegó la hora de la rochela?. Había un apagón total de luz por 15 minutos, imagínense qué de cosas podían pasar en esos benditos minutos de total oscurana?

 

Los trujillanos se pusieron bravos En agosto de 1899, el General Cipriano Castro, con su ejército revolucionario hizo su entrada triunfal a la ciudad de Valera. Hubo mucho corre-corre, la gente salía de sus casas entusiasmada porque al fin la injusticia causada por los gobiernos de la época iba a cambiar, todo era fiesta y vivas a Castro. Los pueblos se cansan y un día dicen ¡basta! Sobresalieron los bailes a la luz de la luna, mientras el General brindaba con fina champaña que le obsequiaban los ?ricachones de la época?

En mi adolescencia, el profesor preguntó, ¿por qué este terruño donde vivimos tiene el nombre de Valera? De 25 estudiantes, ninguno sabía la respuesta. De ahí en adelante hice el juramento de conocer alma adentro todo lo relacionado a mi querida comarca?Para el cronista Rafael Gallegos Celis, en una oportunidad, un sacerdote recorriendo las colinas donde abundaba una majestuosa y verde vegetación, centrando su atención en la privilegiada topografía, visualizó que con el correr del tiempo aquí se levantaría una gran ciudad que valdría por su importancia, o bien Valerá, como él dijo?

Otra versión pone de manifiesto que, en 1595, las tierras donde hoy está ubicada la urbe de las ?7 colinas?, las repartió el Teniente de Justicia don Diego de Osorio, y se las dieron gracias a sus méritos, a don Marcos Valera, de allí proviene el nombre de nuestra población?

 

Lo bueno de Valera En la década de los años 60, el valerano que le gustaba echar la bailada, tenía que asistir a un prostíbulo, era uno de los lugares donde se presentaban grupos musicales en vivo, de lo contrario había  que esperar que se prendiera la fiesta en alguna casa del vecindario para ?echar una canita al aire??

Hace 60 años llegaron a la ciudad los primeros órganos, iniciándose la era de la música electrónica, los principales ejecutantes fueron: ?Poco Pelo?, ?Canita?, Reinaldo Antequera, Héctor Suarez, ?Florentino?, entre otros?

 

El muerto lo que pide es misa El primer cementerio que conoció Valera estuvo ubicado donde hoy encontramos la iglesia San Juan Bautista. Luego lo mudaron para la hacienda Morón, tres cuadras más abajo de la Plaza Bolívar. En 1853, se muda a la calle 8. En 1877, lo trasladan al final de la calle 10, hoy, ambulatorio La Paz. En 1925, hasta nuestros días, es instalado en las cercanías de la calle 16, sector la Floresta?

 

A gozar se ha dicho La bulliciosa Calle Vargas, (en la actualidad, av. 4) jamás dormía. Aquí estaban los más famosos burdeles de todo el Edo Trujillo. Había mujeres de distintas nacionalidades, todas unas reinas de belleza. Sucedió que hombres   adinerados se enamoraban de estas damas, la sacaban de la calle Vargas, y las convertían en respetables ?señoras de la comarca??

 

?La hora loca? En las discotecas del mundo se puso de moda ?la hora loca?, muchos desconocen que la fulana hora de ?destape? nació en Valera. En 1970, en una conocida discoteca local, cuando el reloj marcaba las 12 de la noche, el dueño del establecimiento con algunas cervezas en la cabeza, gritaba: ?llegó la hora de la rochela?. Había un apagón total de luz por 15 minutos, imagínense qué de cosas podían pasar en esos benditos minutos de total oscurana?

 

Los trujillanos se pusieron bravos En agosto de 1899, el General Cipriano Castro, con su ejército revolucionario hizo su entrada triunfal a la ciudad de Valera. Hubo mucho corre-corre, la gente salía de sus casas entusiasmada porque al fin la injusticia causada por los gobiernos de la época iba a cambiar, todo era fiesta y vivas a Castro. Los pueblos se cansan y un día dicen ¡basta! Sobresalieron los bailes a la luz de la luna, mientras el General brindaba con fina champaña que le obsequiaban los ?ricachones de la época?.

La tomadera de cañandonga entre los oficiales y soldados de la Revolución Restauradora en aquella apacible Valera fue tan grande que por poco se caen a plomo limpio entre ellos mismos. El General Castro tuvo que imponer su autoridad y poner fin a aquella quereña olorosa a aguardiente trujillano?

Y el General cumplió? El 2 de septiembre de 1900, la ciudad de Valera es declarada la capital del Edo Trujillo? Destaca el historiador Arturo Cardozo, que el Presidente del Estado en compañía de todos sus empleados y funcionarios  se mudan a Valera, junto  con ellos se van archivos, mobiliario y demás pertenencias del gobierno?La población de Trujillo observa consternada  aquella marcha oficialista a la ciudad de las 7 colinas?Los  viejos trujillanos llenos de impotencia y nostalgia se niegan a creer lo que están viendo, piensan que la desaparición de la ciudad está cerca?

 

Lavarle la cara a Valera? Después del rotundo fracaso de los gobiernos municipales en los últimos 30 años, la comarca valerana necesita un cambio radical. Exigimos mayor eficiencia de los servicios públicos. Parques y espacios de recreación. Mayor planificación, ya está bueno de tanta improvisación. Acabar con el desorden urbano. Hacer más eficiente los servicios públicos. Devolverle a la ciudad la cinemateca que fue arrebatada por un organismo policial de la Región.  El Ateneo de Valera, el único en Venezuela construido con aportes de la comunidad y sociedad civil, deber estar de nuevo al servicio de la cultura y no de una parcialidad política?

 

Muertos con dientes de oro El año 1967, los vecinos del final de la calle 10, recuerdan a un ?hombre catire, barrigón, mal encarado?, nadie lo conocía en el sector, llegó de la noche a la mañana acompañado de un grupo de fornidos sujetos. Se presentaron como funcionarios de la municipalidad?Se dieron a la tarea de exhumar los restos de quienes se encontraban enterrados en el viejo cementerio municipal? Las osamentas eran revisadas y donde conseguían una pieza dental de oro, las iban apartando? Se ?dice por esas calles? que llegaron a reunir varios kilos de oro , marchándose del lugar, más rápido que de inmediato? Fuente. Vetencourt Roberto?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.

 

Tags: Alfredo Matheus Sentido de Historia Valera Publicidad Opinión