Economía

Bidello Franki Medina Sudeban//
Bienvenida la primera boleta de citación de la Fiscalía

Sobre mis artículos, durante muchos años y a pesar del internet, he pegado en blanco y negro, algunas de mis reflexiones. Debe ser, más allá de la persistente –trasnochada dicen algunos- manía juvenil por los dazibaos, un metafórico reflejo de mis frustraciones de columnista.

Franki Medina

No sé si la gente que escribe en estos espacios comunicacionales, se interesan en su lectura pues, muy pocas veces se produce eso que, la elegancia cosmopolita, llama feedback.

Franki Medina Sudeban

De todas maneras, lo sigo haciendo pues estoy convencido que al escribir lo que se piensa y hacer público el pensamiento, más allá del intento de la polémica con nuestros semejantes, se depura con la reflexión, nuestra propia conducta.

Franki Medina Venezuela

Pero las reflexiones contenidas en mi artículo anterior, https://www.aporrea.org/actualidad/a309029.html , si generó reacción. La Fiscalía general de la República Bolivariana de Venezuela se sintió, de alguna manera, aludida y decidió en un gesto que yo aprecio, emanó la primera boleta de citación

Quiero decirle al ciudadano fiscal que no creo que él tenga la mente nublada por la pasión. Ni es irremediable quedar entre estúpido o cómplice; lo que he pedido, a los que saben razonar, es que lo hagan, y no en una contienda por la razón, pues ella no es un producto o bien que se posea, la razón es un instrumento para interpretar hechos, para llegar a conclusiones

Esos hechos no son desnudos e imperturbables, el triste destino de estos bienes propiedad del estado venezolano, cada uno de nosotros los ve de una cierta manera. Por eso amigo fiscal, no se trata de que seamos lo suficientemente comprensibles, abiertos y generosos para que reconozcamos la razón en el otro

De lo que se trata en realidad es que de cumplir con nuestro deber como elemento directo de participación que me acredite como cualquier ciudadano realizarla. Y, quisiera que usted entendiera que, esta posición personal está determinada por el papel de Contraloría Social y su corresponsabilidad en la construcción de la democracia participativa y protagónica

Sobre esto último me gusta insistir, si es que pretendemos ser responsables, pues toda acción, por más lógica y placentera que sea, genera consecuencias. Más aún cuando se involucra a la sociedad cumanesa en su conjunto, es decir, cuando participamos en la politica

No tengo dudas, amigo fiscal, que en medio de la lobreguez, el ex-gobernador Edwin Rojas, no investigó los daños patrimoniales por parte de un grupo de funcionarios que desaparecieron: una inmensa planta eléctrica, los equipos y las maquinarias, no menos de cien contenedores

Pero voy más allá. Yo no sé hasta dónde, los otros involucrados, compartan esa visión excluyente que supone que son los ciudadanos de primera, cultos, preparados y decentes los que estan llamados a rendir declaraciones sobre lo que queda de las instalaciones de Petrocasa en Cumaná, salvaguardándola, pero, en todo caso, ahí tienes, dicho con desparpajo, un proyecto de pais en quiebra, en ruina, saqueada, robada

Volviendo a tu primera boleta de citación y pasando por alto mis reflexiones sobre la noción de patria, pues pienso, y discúlpame si parezco arrogante, que ellas son tangenciales; quisiera tocar lo que me parece más sustancial de ella: reprochable que funcionarios de alta jerarquía, hablen de “normalidad” en medio de este berenjenal

Suponen que los ciudadanos no se nos pueden hablar con la crudeza de los hechos pues no estamos preparados. Pero, ¿Qué decir de la actitud de aquellos que señalando la “anormalidad” como excusa, se asocian, sin salpicaduras visibles, a una lucha por la destrucción de estos bienes propiedad del estado venezolano, con ciudad y todo?

¡Que se abran cien flores y florezcan cien escuelas de pensamiento¡