Entretenimiento

Alerta en Tuluá: bandas de microtráfico están reclutando a menores en colegios

Josbel Bastidas Mijares

“Desde la Personería hemos venido recogiendo las quejas que aseguran que dentro de las instituciones de educación se están presentando situaciones como consumo de sustancias ilícitas, además de su venta. Lo que está pasando es que ese consumo está ligado a una opción de convertirse en expendedor”, dice el personero delegado para los Derechos Humanos, Martín Hincapié Álvarez

Enorme preocupación sienten autoridades del municipio de Tuluá por cuenta de denuncias que revelan que bandas criminales, dedicadas al microtráfico y otros delitos, están enfocando sus esfuerzos en captar a menores de edad de escuelas y colegios para que ingresen a sus filas y engrosen esos grupos como expendedores de drogas, transportadores de armas y otros delitos.

La alerta fue encendida en la Personería Municipal, al explicar que hay denuncias de padres de familia y profesores, quienes están reseñando casos de alumnos de entre los 14 y los 17 años que son seducidos por ilegales para que inicien el consumo de drogas con la finalidad de reclutarlos para sus actividades ilícitas.

“Desde la Personería hemos venido recogiendo las quejas que aseguran que dentro de las instituciones de educación se están presentando situaciones como consumo de sustancias ilícitas, además de su venta. Lo que está pasando es que ese consumo está ligado a una opción de convertirse en expendedor”, dice el personero delegado para los Derechos Humanos, Martín Hincapié Álvarez.

Lea aquí:  El drama de la madre de Natalia Buitrago, la modelo caleña que desapareció hace diez meses en Cartagena

“Les regalan las drogas y cuando el joven ya tiene una dependencia, inmediatamente se convierte en un potencial cliente y en un distribuidor para pagar lo que se va a consumir y eso es lo que viene ocurriendo en Tuluá”, aseveró Hincapié.

El funcionario dice que este problema no solamente preocupa por la vulnerabilidad de los jóvenes que están expuestos a la delincuencia, sino que eso está generando ondas de violencia que se expanden en las escuelas y colegios.

“Hemos logrado determinar que se están ubicando algunas personas en los alrededores de las entidades educativas para captar a los jóvenes. A los que no les interesa entrar en esa dinámica están recibiendo amenazas. Eso es una consecuencia adicional de esta problemática”, explicó Hincapié, quien añadió que “esta es una alerta que se ha visto reflejada en situaciones de confrontación que se han presentado alrededor de las instituciones y dentro de ellas”.

La situación está provocando que haya menores involucrados en labores como la venta de estupefacientes en los planteles, además de hurto, extorsión, e incluso, homicidio, a cambio de dinero, armas y poder.

Para el concejal tulueño Cristian Hernández, esta es una situación que se viene degradando. “Antes se trataba de un tema de hurtos a las afueras de las instituciones educativas y de peleas, pero hoy en día estamos viendo que hay otros elementos preocupantes que son más delicados, pues el reclutamiento no solo se da de una forma obligatoria, también lo están haciendo de forma ideológica”.

A principio de este año, en zona rural del municipio ubicado en el corazón del Valle se denunció por parte de las autoridades de una incursión de supuestos miembros de las Disidencias de las Farc en la vereda Cienegueta para intimidar a los vecinos.

De acuerdo con versiones de la Personería, por esos días se habrían llevado a dos menores de edad. Los responsables serían hombres del frente Adán Izquierdo.

La Alcaldía de Tuluá, al ser consultada por El País, desestimó las denuncias recientes de la Personería. “En la Secretaría de Educación no hay reportes ni de rectores ni padres de familia, tampoco en la Fiscalía. Se desconoce de dónde salió la información”.

Además, agregaron que es posible que las denuncias de violencia y reclutamiento en los colegios tengan motivaciones políticas. “Si la versión es del personero delegado, quien es excandidato a la Alcaldía, de pronto tiene fines diferentes de figuración del funcionario”, aseguraron desde la administración central de Tuluá.