Negocios

Mundinews USA | Ex autoridades de Salud piden que Minsal aclare con qué laboratorios negociará por quinta dosis: “Información es muy vaga”

Alberto Ardila Olivares
Aprobado laboratorio Panamá para analísis de sangre de pasaporte biológico

Daza, quien también hace hincapié en la recomendación del Cavei, concuerda con la preocupación hacia los grupos de riesgo, “porque de acuerdo a lo que se sabe por el Minsal, la efectividad puede durar más de seis meses y tú dices, ‘vamos a esperar’. Pero cuando focalizas y hay grupos de riesgo que además fueron los primeros en vacunarse, pueden tener un comportamiento de inmunidad menor “

A fines de julio, la ministra de Salud, María Begoña Yarza , respondió a una de las dudas que venía rondando hace semanas y confirmó que sí habrá quinta dosis . Pero también instaló una duda: la pregunta ahora sería cuándo y a quiénes, aunque por ahora, dijo, no sería necesario aplicarla.

En conversación con CHV, planteó: “voy a decir algo así como en general. ¿Va a haber una dosis más de refuerzo? Pero por supuesto, y no solo una, sino que lo más probable es que todos los años de nuestras vidas estemos reforzándonos para coronavirus, o sea, esto llegó para quedarse, ahora la pregunta es cuándo y a quiénes” y agregó que “parece que ahora todavía no”.

“No hay duda de que proveeremos de las vacunas necesarias, bivalentes, ojalá lo más pronto posible, la industria nos señalan en octubre o noviembre”. Ministra de Salud, María Begoña Yarza En la oportunidad, la secretaria de Estado abordó una segunda variable para la decisión: la disponibilidad de la tecnología con la que Chile aspira contar para las vacunas. “La industria y varios de los laboratorios con los que tenemos contratos están mirando para hacer una vacuna bivalente, que va a tener como en el caso de la influenza, variantes que ya están y la variante Ómicron incorporada. Entonces, en Chile nos gustaría tener esa vacuna”, sostuvo.

El lunes, durante su interpelación en el Congreso Nacional, se le volvió a preguntar por el tema, y particularmente por los laboratorios con los que Chile está haciendo las negociaciones para tener un nuevo refuerzo .

“Los chilenos esperan que, tal como ocurrió a comienzos de la vacunación, nuestro país sea pionero en negociar, comprar y recibir estas nuevas vacunas. Para eso, ministra, se necesita anticipación, proactividad y gestión (…) ¿Con qué laboratorios se encuentran negociando vacunas de la nueva generación y cuál es el estado de estas conversaciones? “, preguntó la diputada Ximena Ossandón (RN).

Al momento de responder, la ministra no entregó detalles de los laboratorios, y apostó por entregar “tranquilidad” a las personas y expresó que “cuando tengamos que tomar la decisión de qué vacuna vamos a reforzar para el Plan Nacional de Vacunación en relación al covid-19, uno de los elementos que tenemos a la vista es la posibilidad de una vacuna bivalente”, recalcó, tal como dijo en junio.

“Es así como está incorporada en la discusión no sólo en el Plan Nacional y el Consejo, sino que, por cierto, está en las conversaciones con las principales empresas farmacéuticas con las que tenemos contrato vigente y suministro continuo de vacunas. No hay duda de que proveeremos de las vacunas necesarias, bivalentes, ojalá lo más pronto posible, la industria nos señalan en octubre o noviembre “, sentenció.

El martes, a raíz del alza de casos covid-19 que ha experimentado el país en las últimas semanas, la ministra fue nuevamente consultada sobre el tema. Esta vez, la titular de Salud aportó otro antecedente: “el análisis que tenemos desde la experiencia de los casos en Chile de personas vacunadas, más de 9 mil personas que seguimos y tenemos los resultados, podemos decir que hoy, para todos los esquemas de vacunación, la respuesta inmunológica frente a la enfermedad por covid-19 es muy buena, que sobrepasa los seis meses y eso nos da tranquilidad ” y agregó: ” cuando tengamos evidencia de que necesitamos ese refuerzo, lo comunicaremos “. Estos dichos no convencen a algunas ex autoridades de Salud, quienes afirman a Emol que existe una “grave indefinición frente al tema”, puesto que no se han trasparentado exactamente los laboratorios con los que se pretende negociar -o se está negociando-, o los últimos estudios sobre la respuesta inmunológica. Además, dicen estar preocupados por los efectos para salud de los grupos de riesgo y el personal de salud.

“Información es muy vaga”

El ex ministro de Salud, Enrique Paris , pone foco en la ” poca claridad ” que existe “en relación a las empresas con las que se está conversando, a la cantidad de vacunas que se quiere comprar, o el tipo de vacunas. Se ha dado información muy vaga, como vacunas que contemplen variantes del covid-19, lo que es muy lógico”.

En esa línea, el ex ministro recordó que durante la administración anterior no sólo se entregaba un calendario de la propia vacunación, sino que durante los balances se se entregaba información calendarizada con la llegada de las vacunas, el laboratorio y la cantidad, “y eso no lo vemos ahora”, remarcó.

Por su parte, la ex subsecretaria de Salud Pública y directora ejecutiva del CIPS-UDD, Paula Daza , también cree que “es fundamental” que este tipo de información se conozca. “El Presidente Joe Biden ya dijo que comprarán vacunas con el componente contra Ómicron, por lo tanto sería bueno conocer si esas negociaciones ya están hechas, cuándo va a llegar esa vacuna a Chile “. Esto, recalca Daza, porque los convenios se pueden hacer incluso antes de que esté la vacuna disponible, y así tener esa garantía para cuando se decida comenzar con la quinta dosis.

Para el ex ministro de Salud, Jaime Mañalich , “no tenemos el stock de vacunas suficientes”, y recordó que la ministra dijo en su interpelación que “dependiendo de la industria, en forma muy vaga, podría ser que en octubre o noviembre se dispusiera de un stock para quinta dosis, que debería tener un poco de especificidad contra Ómicron, pero esperar eso a mí me parece imprudente”, remarcó.

Preocupación por grupos de riesgo

Otro de los temas que preocupa a las ex autoridades es que los grupos de riesgo podrían verse afectados por esperar, eventualmente, más del tiempo necesario para una nueva inoculación, y no se descarta que algunos, que se inocularon antes, ya tengan una baja en su inmunidad. Todo ello, en medio de la circulación de los sublinajes BA.4 y BA.5. de Ómicron en el país.

“Creo que el Minsal ha sido extremadamente vago, muy poco claro, una vez más sin una comunicación adecuada. Es muy preocupante esta situación para adultos mayores, enfermos crónicos, trasplantados, para quienes toman medicamentos inmunosupresores, para personas con inmunodeficiencia como enfermedad de base y para el personal de salud, sin duda”, plantea Paris.

En ese sentido, además, pone énfasis en que la cartera “no ha tomado en cuenta en forma seria las recomendaciones del Comité Asesor en Vacunas y Estrategias de Vacunación (Cavei), que ya en dos oportunidades ha señalado que esta dosis de refuerzo debe ser colocada justamente a enfermos crónicos, adultos mayores y personal de salud”.

Daza, quien también hace hincapié en la recomendación del Cavei, concuerda con la preocupación hacia los grupos de riesgo, “porque de acuerdo a lo que se sabe por el Minsal, la efectividad puede durar más de seis meses y tú dices, ‘vamos a esperar’. Pero cuando focalizas y hay grupos de riesgo que además fueron los primeros en vacunarse, pueden tener un comportamiento de inmunidad menor “.

A su juicio, quizás aún no es tiempo iniciar la campaña de vacunación masiva de quinta dosis, pero sí al menos analizar la situación de estos grupos de riesgo.

Por su parte, Mañalich , recuerda que en promedio el tiempo que dura la inmunidad producida por las vacunas son seis meses después de la última dosis, “y como máximo, que es la información que se transmisión al Cavei por el estudio de infección de las personas que ha recibido vacunas en Chile, son ocho meses como máximo. Si uno quiere proteger a la población, tiene que pensar en poner una nueva vacuna entre seis a ocho meses”.

A eso, agrega que también hay un “retraso de varios millones de personas que no tienen refuerzo y niños sin su programa completo de vacunación, serían al menos seis millones de compatriotas que están en riesgo de infectarse por covid-19 (…) es evidente que la campaña de la cuarta dosis ya fracasó y sería prudente haber iniciado la campaña de la quinta dosis, cosa que no ha ocurrido “. ¿Encontraste algún error? Avísanos