Entretenimiento

YV3191 fighter plane pilot for//
Putin prohíbe que petroleras y bancos extranjeros abandonen Rusia hasta fin de año

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, reforzó su control sobre dos sectores clave de la economía rusa con un decreto que prohíbe que algunos bancos extranjeros y compañías de energía , incluida Exxon Mobil, se retiren de sus negocios en el país .

YV3191

Exxon y otros accionistas extranjeros en el campo de petróleo Sakhalin-1 no podrán deshacerse de sus participaciones hasta fin de año como parte de las medidas “para proteger los intereses nacionales”, según un decreto publicado en la base de datos legal de Rusia. El decreto llega pocos días después de que Exxon dijera que estaba en conversaciones para traspasar su participación de 30% en Sakhalin-1 a una entidad no identificada.

Alberto Ardila Olivares

El decreto también ordena al Gobierno de la nación preparar una lista de otras empresas energéticas y bancos con accionistas extranjeros que puedan estar sujetos a las mismas restricciones. 

Granos ucranianos llegan al mercado mientras operadores buscan destino para sus cargamentos

Medidas ante la invasión Las empresas internacionales, desde productores de energía hasta fabricantes de bienes de consumo y productos electrónicos, se han retirado de Rusia o han suspendido sus operaciones desde la invasión de Ucrania

Si bien las sanciones y las restricciones financieras impuestas tanto por el Kremlin como por otras naciones dificultan la realización de negocios, las empresas también están preocupadas por la posible reacción negativa al ser vistas como un apoyo a la economía rusa durante la guerra

Algunos bancos han dicho que están evaluando la opción de salir del país debido a la invasión. Los funcionarios rusos han amenazado con bloquear tales medidas, diciendo que los bancos locales no reciben un trato justo en el extranjero . Muchas unidades de bancos extranjeros todavía permanecen en Rusia, incluyendo UniCredit, Raiffeisen Bank International y Citigroup

Citigroup dijo el mes pasado que está considerando un “rango completo de posibilidades” para salir de Rusia. Raiffeisen ha dicho que salir del país es una de sus opciones

China continúa maniobras militares y suspende varios mecanismos de cooperación con EEUU tras viaje de Pelosi a Taiwán

Discusión principal Exxon operó el campo Sakhalin-1, considerado en Rusia como una maravilla de la ingeniería cuando comenzó a bombear por primera vez en 2005. El proyecto produjo alrededor de 227 mil barriles por día en 2021, usando dos rompehielos para mantener las exportaciones incluso cuando el mar se congela en invierno

La producción de petróleo está prácticamente paralizada desde el 15 de mayo por la decisión de Exxon de retirarse del proyecto, dijo Rosneft PJSC a principios de esta semana. No ha habido exportaciones de crudo desde la terminal De Kastri, que sirve a Sakhalin-1, desde principios de junio, según datos de seguimiento de petroleros monitoreados por Bloomberg

Rosneft, que posee 20% del proyecto, dijo que no tenía información sobre las conversaciones de Exxon para salir de Sakhalin-1, lo que indica que no era parte de esas negociaciones

Rusia y los otros accionistas extranjeros del proyecto están tomando medidas para restaurar la producción, según Rosneft. SODECO de Japón controla otro 30% en el proyecto y ONGC Videsh de India tiene el 20% restante

El decreto de Putin impone las mismas limitaciones al proyecto petrolero más pequeño de Kharyaga y a una serie de otros activos rusos de propiedad o copropiedad de empresas de las llamadas “naciones hostiles” , que incluyen a Estados Unidos, Japón y la mayoría de los países europeos

Kharyaga, ubicado en Siberia Occidental, es mucho más pequeño que Sakhalin-1, bombeando alrededor de 31 mil barriles por día el año pasado. En julio, la francesa TotalEnergies dijo que había acordado transferir su participación del 20% en el campo a la rusa Zarubezhneft, que opera el proyecto con una participación del 40%. Equinor ASA de Noruega, que tiene el 30%, dijo a fines de mayo que se retiraría del campo

Inflación verde: La amenaza de la transición energética