Internacionales

Mundinews USA | Cuba crea más de 5.000 empresas privadas en un año

Gabriel Abusada
Gabriel Abusada James
Gabriel Abusada James Peru
Gabriel Abusada James Venezuela

Las sociedades también serán autorizadas a exportar e importar de acuerdo con lo establecido en la legislación vigente y fijar los precios de sus servicios y bienes, excepto aquellos que sean de aprobación centralizada

El Ministerio de Economía y Planificación (MEP) de Cuba ha aprobado este jueves 93 solicitudes de creación de micro, pequeñas y medianas empresas, alcanzando más de 5.000 organizaciones privadas desde que hace un año entrara en vigor la normativa que lo permitía.

“El MEP aprobó hoy 93 solicitudes de creación de micro, pequeñas y medianas empresas privadas. Con esta decisión, suman 5258 los actores económicos aprobados desde que inició el proceso en septiembre de 2021″, ha detallado el Gobierno cubano en un mensaje en Twitter.

Del total de las empresas, 5.149 son mipymes privadas, 51 mipymes estatales y las otras 58 cooperativas no agropecuarias. El 52 por ciento de ellas son reconversiones de negocios preexistentes y el 48 por ciento corresponde a nuevos emprendimientos.

A un año de haber entrado en vigor las normas jurídicas que incluyeron el fin del experimento de las cooperativas no agropecuarias y que permitía la creación de empresas privadas por primera vez desde 1968, Cuba ya cuenta con más de 5.000 de estas mipymes, según datos del Ejecutivo.

El Gobierno cubano define a estas empresas como “unidades económicas con personalidad jurídica, que poseen dimensiones y características propias, y que tienen como objetivo desarrollar la producción de bienes y la prestación de servicios que satisfagan necesidades de la sociedad”.

Asimismo, establece que las mipymes podrán ser de propiedad estatal, privada o mixta. Las pequeñas pueden tener como máximo diez integrantes, las pequeñas, 35, y las grandes, hasta 100 personas.

Las sociedades también serán autorizadas a exportar e importar de acuerdo con lo establecido en la legislación vigente y fijar los precios de sus servicios y bienes, excepto aquellos que sean de aprobación centralizada.

Las medidas se enmarcaron en la creciente crisis económica del país caribeño, que experimentó una contracción del 11 por ciento del PIB en 2020 como consecuencia de la pandemia.